Habló el conductor del auto en el que viajaba la hija de Tití: “Nos chocaron a 180 km/hora”

Fernando Bruno, el conductor del auto en el que viajaba María Soledad, la hija de Tití Fernández fallecida en un accidente de tránsito, habló con una radio porteña. Muy dolorido, contó detalles del momento en que los embistió un auto a 180 km/h.
Jueves 3 de julio de 2014
La noticia de la muerte de María Soledad, la hija del periodista Tití Fernández, consternó al mundo del fútbol, que estaba entusiasmado con el desarrollo de la Copa del Mundo en Brasil.

Este martes por la noche, madrugada del miércoles ya, falleció en un accidente de tránsito la mujer de 26 años. En el mismo vehículo viajaban Fernando Bruno y Daniel Tervidovicius, periodistas. En una entrevista con una radio, Bruno contó detalles de lo sucedido.

"Veníamos muy tranquilos, de San Pablo para Belo Horizonte después del partido, es una autopista de tres manos, no había muchos camiones, nos cruzábamos un auto cada cinco minutos, muy tranquilo y realmente ya a 180 kilómetros de Belo Horizonte veníamos a 110, 120 que es la permitida y vemos cómo a 500 metros una luz de un auto que venía... pero bueno, como siempre pensé nos irá a esquivar, me pasará por el costado y a los 5 segundos lo tenía atrás y nos pegó directamente de lleno. Directo nos pegó y dimos una vuelta y quedamos mirando para el otro lado del que veníamos y ahí ya nos fuimos a la banquina, empezamos a dar vueltas. Yo me golpeé la cabeza contra el vidrio, perdí el conocimiento enseguida, por suerte Dani quedó bien y me pudo sacar a mí porque el auto perdía mucha nafta y me caía todo encima y bueno, Dani me pudo sacar el cinturón porque yo estaba medio enredado y vino un camionero brasileño que nos dio una mano con una linterna y enseguida llegó la ambulancia. A Soledad no la encontrábamos, no la encontrábamos. A los 5 o 10 minutos nos dimos cuenta que había salido despedida, su teléfono estaba en el auto y bueno, lamentablemente falleció en el acto", destacó.

En lo que a su estado de salud refiere, dijo que pese a los golpes y la fuerza del choque “es un milagro que estemos parados hablando y Dani también, la verdad salimos los dos ilesos, lamentablemente lo de Sol es una pena, ella no tenía cinturón, esto lamentablemente con Dani lo podemos contar y ella no”.

Una de las principales hipótesis del accidente tienen que ver con el vehículo que los impactó por detrás. Según Bruno, venía a más de 180 kilómetros por hora.

“Lo único que sabemos es que se quiso escapar y gracias a dios quedó la patente tirada en el piso, entonces en la próxima estación de servicio los alcanzó la policía, los detuvieron, no sé si estaban alcoholizados, drogados o qué. Para que quede todo claro, a nosotros nos hicieron el control de alcoholemia al minuto de haber subido a la ambulancia y los dos dimos 000, no sé si fue un accidente, si nos quiso chocar para robar, nos dicen que acá en Brasil te chocan para que vos pares y te roban, pero nos habrá chocado a 180 kilómetros por hora”, finalizó.