Ni la lluvia ni la nieve lograron acallar los festejos argentinos

Sábado 5 de julio de 2014

Los festejos por el triunfo de Argentina ante Bélgica, que depositó al seleccionado en semifinales del Mundial Brasil 2014, luego de 24 años de no llegar a esa instancia, continuaron hoy en todo el país, a pesar del mal clima y cortes de electricidad.

En Santa Cruz, los cortes en el servicio de energía impidieron a los pobladores de Río Gallegos ver completo el partido, dado que la electricidad se interrumpió en todo el primer tiempo y en un parte del segundo.

Las quejas de los usuarios se multiplicaron en las redes sociales a través de celulares, dado que incluso los clientes que tenían teléfono de línea sólo lograron comunicarse con contestadores automáticos de las empresas prestadoras.

De todas formas, ninguno dejó de alentar a la selección, y varios pobladores subieron fotos de sus televisores apagados y de las radios en las que escuchaban el partido, con la consigna "Vamos Argentina".

En Catamarca, hubo doble festejo: el triunfo del combinado nacional y el 331 aniversario de la fundación de la capital provincial.

En el día en que San Fernando del Valle de Catamarca cumplió sus 331 años, la ciudad estuvo oficialmente vestida de celeste y blanco desde temprano, dado que por la mañana se realizaron los actos oficiales y por la tarde, tras el gol de Gonzalo Higuaín, los mismos colores se multiplicaron en plazas y calles.

La mismas postales entregaron la plaza 9 de Julio, en el centro de Salta; el Monumento a la Bandera, en Rosario; el Patio Olmos, el principal centro comercial de de Córdoba, y La Plata, donde miles de hinchas se reunieron en torno a la Plaza San Martín, pese a las intensas lluvias.

En Rosario, la mayor concentración se realizó en el Monumento a la Bandera, donde tras el partido comenzaron a llegar varios centenares de hinchas con banderas, gorros y cornetas.

El jefe de guardia del Servicio de Emergencia Sanitaria (SIES), Alejandro Alonso, señaló a DyN que "no tuvimos ningún caso por problemas cardíacos y tampoco hubo llamadas".

En Rawson, la capital chubutense, la calle San Martín se tiñó de celeste y blanco y se convirtió en peatonal entre Güemes y 9 de Julio, luego del triunfo del equipo nacional.

Pese a las nevadas que se registraron en la Patagonia, miles de vecinos se acercaron a festejar y personal municipal y efectivos policiales realizaron un operativo de tránsito para evitar incidentes.


En San Luis, ni el viento Chorrillero impidió que los puntanos salieran a festejar el triunfo en el Paseo del Padre, en el centro de la ciudad, donde el municipio instaló dos pantallas gigantes y cinco tribunas. Allí, miles de adolescentes gritaron el gol "Pipita" Higuaín cuando el gélido viento que viene del sureste calaba los huesos.

En Santiago del Estero, la oferta y demanda de productos vinculados a los colores patrios aumentaron sustancialmente en los últimos días, a medida que el seleccionado avanza en el Mundial.

La capital de San Juan, a su vez, volvió a vestirse de celeste y blanco cuando centenares de autos llegaron al microcentro, después del partido, para dar la vuelta a la Plaza 25 de Mayo, en largas y ruidosas caravanas.