Mañana sin agua en el AMBA por bajante inusual en el río

Los barrios de Palermo, Urquiza, Devoto, Floresta, Caballito, Villa del Parque, Flores, Boedo, Villa Luro y Lugano fueron algunos de los afectados. En la zona del conurbano: San Isidro, San Fernando, Tigre y La Plata.
Lunes 7 de julio de 2014

Una fuerte bajante que se registró hoy en los niveles del Río de la Plata complicó en forma considerable el suministro de agua en distintos barrios de la Ciudad de Buenos Aires y en algunas localidades del conurbano.

La bajante de alrededor de 2,5 metros se produjo como consecuencia de la acción de fuertes vientos procedentes del sector oeste.

Los barrios porteños de Palermo, Villa Urquiza, Devoto, Floresta, Caballito, Villa del Parque, Flores, Boedo, Villa Luro y Lugano fueron algunos de los afectados en la ciudad, mientras que
en la zona del conurbano los inconvenientes en el suministro de agua se sintieron en San Isidro, San Fernando, Tigre y La Plata, entre otras localidades.

Al respecto, el vocero de la empresa Agua y Saneamientos Argentinos (AySA), Diego Muñiz, explicó: "Para equilibrar la situación, estamos derivando el agua hacia los barrios que están más complicados".

La baja en la presión del suministro de agua afectó a escuelas de la ciudad, obligó a suspender el normal dictado de clases en algunos establecimientos al no poder habilitar los baños, y también trajo complicaciones en comercios.

En la Legislatura porteña, se suspendieron la actividades que habían sido programadas para la fecha y se resolvió dar un asueto administrativo a los empleados del Palacio por la falta de agua.

En el comienzo de la jornada, la empresa AySA ya había alertado sobre posibles complicaciones en el suministro de agua en el área metropolitana de Buenos Aires.

A través de un comunicado de prensa, la compañía informó que una "bajante extraordinaria" en los niveles del Río de la Plata, podría causar escasez en el suministro del servicio, al tiempo que daba cuenta de que se registraba una "baja presión y/o falta de agua en algunas zonas del conurbano bonaerense y en la Ciudad de Buenos Aires".

La empresa estatal informó que esta situación afectaba el volumen de ingreso de agua a la Planta General San Martín, ubicada en el barrio de Palermo, y en menor medida, el de la Planta General Belgrano, ubicada en Bernal, con el "consecuente menor despacho de agua potable a las redes".

El Río de la Plata es la principal fuente de agua superficial para las operaciones de la empresa en Capital Federal y en 18 partidos del Gran Buenos Aires.

Según señaló Aysa, la "bajante extraordinaria" en los niveles del río tuvo lugar como consecuencia de los "fuertes vientos del oeste que se han registrado en las últimas horas y que han producido una baja del río del orden de los 2,5 metros".

No obstante, se aclaró que estas condiciones climáticas se iban a revertir en el transcurso del lunes, lo que permitiría que "el servicio se normalice en forma paulatina".

Ante la situación que se atravesaba este lunes, AYSA pidió a sus usuarios que "colaboren incrementando los cuidados con relación al consumo de agua potable, realizando un uso racional y solidario del recurso" y puso a disposición la 0800-321-2482.

Por la tarde, la situación comenzó a normalizarse "en forma paulatina", según informó la empresa Aguas Bonaerenses (ABSA).

ABSA informó que pasado el mediodía, el nivel del Río alcanzaba "una altura de 0,70 metros, lo cual permitió que reestablecieran los bombeos de los dos equipos de 1000 m3 c/u y que, progresivamente, comience a restituirse el servicio".

Asimismo, recomendó a los usuarios dejar correr el agua, en caso de que observen el agua turbia, aunque aclaró que "su potabilidad está garantizada".

ABSA informó que por la tarde ya funcionaban "los equipos de bombeo de la toma de agua ubicada en el Río de la Plata, mediante la cual ingresa el líquido a la planta potabilizadora Donato Gerardi".

"Tras la baja histórica del nivel del Río, el sistema comienza a normalizarse de manera paulatina, y se espera que la cisterna alcance un nivel adecuado para que entren en funcionamiento los rebombeos de Ensenada, Berisso, Bosques y Parque Saavedra", precisó la empresa.

Hasta la normalización del servicio, ABSA puso en marcha un plan de contingencia para hospitales y centros de salud con camiones cisterna.