Avenida Brasil: una fiesta en Luna Park y confesión de Jorgito

Cauã Raymond, Debora Falabella y otros actores vinieron a nuestro país para el final de la tira brasileña. "Me gustaría trabajar en Argentina", dijo el sex symbol y se sorprendió por el fanatismo de las seguidoras. Un final a todo lujo en el mítico estadio.
Martes 8 de julio de 2014

Todo era una fiesta en el Luna Park. Por el final de Avenida Brasil, suceso televisivo emitido por la pantalla de Telefe, y por la presencia de varios de sus actores. El más esperado era “Jorgito”. Cauã Reymond se convirtió en el galán que se robó todos los suspiros y muchas querían verlo de cerca.

La ficción producida por Rede Globo obtuvo un éxito sin precedentes en su tierra y en todos los países del mundo donde se emitió la telenovela.

La previa comenzó temprano, alrededor de las 14 horas, cuando decenas de fanáticos, en su mayoría adolescentes, se agolparon frente a la puerta del estadio para poder conseguir un lugar en primera fila, bien cerca de los ídolos brasileños.

En medio, el merchandising. Los vendedores callejeros ofrecían la remera en un precio que oscilaba entre los 50 y los 80 pesos. Por supuesto, la cara de Jorgito (Cauã Reymond) era la estrella de las prendas.

A las 21.15 horas en punto, Marley apareció sobre el escenario y le dio la bienvenida a los miles de fanáticos dentro del Luna Park. "Y llorar... y llorar... ¡no sirve de nada ahora que te perdí!", cantaban las fans. El estribillo de la canción de la novela fue lo más escuchado de la jornada dentro del estadios. Afuera, quedaron más de 600 fanáticos que enfrentaron el frío sólo para ver a los actores de Avenida Brasil.

Así llegaron Marcos Caruso (Leleco Araújo), en un auto de negro de alta gama. “Jamás imaginé que un personaje tan brasileño, tan suburbano, tan carioca, tan popular en Brasil, jamás pensé que podía ser tan bien recibido en Argentina”, dijo. Luego Alexander Borges (Carlitos/Dudú) que se abalanzó a la platea femenina: “En las novelas tuve tres mujeres, pero en Argentina tengo ahora miles gritando por mi”. Todas gritaban los nombres de los personajes y lloraban al paso de ellos sobre la alfombra.

Más tarde arribó la actriz Vera Holtz, que dio vida a Mamá Lucinda. Elegante, caminó por la alfombra roja saludando con timidez y asombro a los que la victoreaban en la vereda. Y la ovación fue en aumento cuando Marley la presentó sobre el escenario. "Las chicas en Argentina me pedían que les ponga la mano en el corazón para que sienta la emoción que sentían al verme", relató.

En medio de la euforia aún faltaban los dos personajes principales de la historia de amor de Avenida Brasil. Y entraron en escena. Cauã Reymond y Debora Falabella, Jorgito y Nina, fueron los más ovacionados en la calle y dentro del estadio.

En las redes sociales también se vivía el fenómeno. En una hora se emitieron más 200 mil tuits con el hashtag #AvenidaBrasil, y el evento metió dos TT (#MamaLucinda y #NinaYJorgito) en el listado global de Twitter.

Nina saludó a todos en el Luna. "Muchas gracias, estoy muy feliz de estar acá con ustedes...", dijo y como en una especie de homenaje a Cerati y Soda Stereo, gritó: "¡Gracias totales!". La bella actriz, mujer en la vida real de Tifón (Murilo Benício) habló de su pasado viviendo en Argentina cuando fue la estrella de Chiquititas versión Brasil, recordó los mejores momentos de Avenida... y contó que dejó atrás el pelo corto típico de su personaje y ahora luce el pelo largo, de color castaño con reflejos para su nuevo trabajo.

Finalmente, fue el turno de Cauã Reymond, Jorgito. Salió a las 22.40 horas, en medio de una euforia desmedida, de gritos y piropos. "Hola Buenos Aires", dijo el actor. Las manifestaciones de amor se veían en carteles.

"Nunca me pasó esto de que las mujeres griten por mí. Tampoco tuve muchas novias", afirmó el galán brasileño. Contó que terminó siendo actor de casualidad y se mostró impactado por la cantidad de fans que acudieron al Luna Park para este evento especial. Claro, que se enteró de que la mayoría de las mujeres iban a verlo a él, el nuevo sex symbol de las novelas.

Ante Marley, que ya lo había entrevistado en Brasil, confesó: “Es muy impactante, muy fuerte“. Su personaje, “Jorgito” enamoró a todas.

Cauã dijo que “es una gran emoción estar acá. Avenida Brasil marcó un antes y un después en mi carrera, y en la de todos mis compañeros“. Emocionado, así se lo vio. No podía creer que el público no parara de gritar su nombre y le pidiera un clásico en nuestro país: “a ver a ver, como mueva la colita“.

Consultado, no dudó: "Me gustaría trabajar en Argentina". Las chicas, agradecidas. Le sacaron fotos, le pidieron besos. Él, sacó fotos con su celular a la multitud.

Y se animó a comparar las emociones en el Luna Park con el superclásico del fútbol: “Fue como un partido de fútbol Argentina – Brasil!“. Claro está, quizá expresó su deseo de que ambas selecciones lleguen al final del Mundial 2014, que se celebra en su tierra natal. Hasta ahí, llegará el cariño de las argentinas, porque si eso sucede se lookearán de celeste y blanco para alentar a los de Sabella, con Messi a la cabeza.

"Quedamos muy felices y muy contentos de haber podido contar una historia como la que contamos en Avenida Brasil", sostuvo Nina sobre el final de la previa. Antes de que llegue el esperado momento: el final de la apasionante historia.

Luego de la emisión del capítulo los cinco actores se dirigieron al público, por última vez. Jorgito tenía lágrimas en los ojos. Leleco registró todo con su celular. Nina y Mamá Lucinda saludaban a la audiencia con una sonrisa.

La música puso fin a la fiesta. Los brasileños Lino Krizz y Robson Moura cantaron en vivo "Vem Dançar com tudo", hit de la novela. Final para un éxito histórico.