La delegación argentina vuelve a reunirse con el mediador de Griesa

Una delegación de funcionarios argentinos volverá a reunirse este martes en Nueva York con el abogado Daniel Pollack, el mediador designado por el juez Thomas Griesa en el litigio con los fondos buitre.
Jueves 10 de julio de 2014
En la reunión anterior, Kicillof advirtió que el fallo del juez Griesa, "tal cual se interpreta sería de imposible cumplimiento" y pidió "reponer el stay", la medida cautelar que puede permitir al país efectivizar el pago de los 600 millones de dólares que tiene depositados en el Banco de Nueva York (BONY) para los bonistas que ingresaron a los canjes de 2005 y 2010, bajo legislación estadounidense y europea, y que hasta el momento no pudieron cobrar.

Esto motivó que el BONY le enviara el miércoles una carta al magistrado, en la que le solicitó la concreción de una audiencia antes del 30 de julio próximo, para poder clarificar el estado de esos fondos, ya que pertenecen a los bonistas reestrucutrados y están inmovilizados en un fideicomiso en dicho banco.

Bajo este contexto, dos lobistas del grupo American Task Force Argentina (ATFA), los ejecutivos Robert Shapiro y Nancy Soderberg, mantuvieron este jueves en la ciudad de Buenos Aires una reunión con un reducido grupo de periodistas.

Además, publicaron una solicitada en los principales diarios porteños en el que que aseguraron que "los acreedores de la Argentina están listos para negociar hoy".

"Los beneficios para Argentina serían enormes (...) Los líderes de la Argentina deberían juntarse con sus acreedores en una negociación, y evitar un default catastrófico. Argentina, es hora de negociar", afirmaron en el comunicado.

La ATFA es un grupo de presión financiado por Elliott Management, titular del NML Capital, uno de los fondos buitre que litigaron contra Argentina en el juzgado de Griesa.

Sobre el tema fondos buitre volvió hoy a manifestar su opinión la ex subdirectora gerente del Fondo Monetario Internacional Anne Krueger, quien calificó de "posición inflexible" a la posición de los holdouts.

A través de una nota publicada en el sitio de opinión especializado "Project Syndicate", Krueger dijo que "independientemente de la forma en que se supere el actual impasse, el dictamen judicial genera muchas preguntas para los emisores y tenedores de deuda soberana" ya que "si los acreedores ahora perciben que mantener una posición inflexible aumenta sus chances de recibir la totalidad del valor nominal, más adelante, reestructurar la deuda soberana y recuperar el funcionamiento normal de una economía endeudada, resultará más difícil".

La solicitada publicada hoy por los fondos buitre se contrapone con la posición esgrimida por el gobierno argentino por notas de cortes similares en medios internacionales.

El martes, al salir al cruce de una nota publicada en el diario Financial Times, por Jey Newman de NML Capital, Kicillof dijo que "es una paradoja que un fondo buitre como Elliott intente limpiar su reputación arrogándose la representación de los jubilados y tenedores de bonos traicionados".

Y agregó que "la única verdad es que NML Capital Elliott, que ubicó su base en las Islas Caimán para evitar el pago de impuestos en los EEUU, a diferencia de la gente que pretende representar, compró bonos argentinos en 2008 y de inmediato demandó a Argentina".

"Estos bonos, en cesación de pagos desde 2001, fueron adquiridos con el único fin de obtener una sentencia favorable para hacer una ganancia exorbitante", agregó el titular del Palacio de Hacienda.

Kicillof advirtió a Newman que "está tratando de retratar a la Argentina como un país que no negocia" y que "esto es rotundamente falso".