"El que quiera venir, que venga, esto va a ser una fiesta"

Luis María Klecker, representante del país en Brasil, afirmó que están las condiciones dadas para recibir a todos los argentinos que quieran ir a Río de Janeiro. Confirmó que el Sambódromo de la ciudad y el Fan Fest en Copacabana puede recibir a 100 mil personas.
Viernes 11 de julio de 2014
El embajador argentino en Brasil, Luis María Klecker, resaltó hoy el "comportamiento ejemplar" de los argentinos que viajaron a ese país para presenciar el Mundial de Fútbol e invitó a sus connacionales a asistir el domingo próximo a la final entre el equipo albiceleste y Alemania, que se disputará en Río de Janeiro.

"El que quiera venir que venga, esto va a ser una fiesta", pronosticó el diplomático y puntualizó que el "Sambódromo está reservado para los argentinos que no tengan entradas" para ver el partido desde el estadio Maracaná "y también -agregó- van a poder ir al 'Fan Fest' en la playa de Copacabana".

En diálogo con radio La Red, Klecker calculó que "alrededor de 100 mil argentinos o más" llegarán a tierra carioca para asistir al crucial encuentro entre el combinado de Alejandro Sabella y la selección teutona.

El diplomático estimó que de esa cifra, al Maracaná "van a entrar entre 35 mil, 40 mil argentinos que son los que tienen entradas".

El embajador aprovechó para destacar la conducta de los coterráneos que, entre junio y julio, viajaron a territorio brasileño para presenciar los partidos por la Copa del Mundo: "Es ejemplar el comportamiento de los argentinos", enfatizó.

En tal sentido, precisó que de los "cien mil argentinos" que fueron a Puerto Alegre para vibrar con el primer partido de la selección nacional contra Nigeria, solo "hubo 21 detenidos y por cuestiones menores como borracheras o peleas en un bar".

Al referirse al clima exultante que se observa en distintas ciudades de Brasil por la alegría de los argentinos ante las victorias conseguidas por el conjunto albiceleste, el diplomático subrayó: "Cuando uno vive afuera es increíble ver a los hinchas de Boca y de River festejando juntos, abrazándose".

"Es un ejemplo de la felicidad", resumió el representante ante el gobierno de Dilma Rousseff. Klecker también destacó la logística que desplegaron las autoridades de ambos gobiernos para facilitar la recepción y estadía de los viajeros en el marco del hito deportivo.

Tras señalar que la Embajada que encabeza, con sede en Brasilia, tiene en el país vecino "once consulados, en lo que significa la red de consular más grande que tiene la Argentina" el diplomático aseveró que la tarea organizativa no comenzó en junio pasado.

"Esto no empezó en el Mundial sino que desde diciembre se está trabajando con las fuerzas de seguridad, las autoridades brasileñas, el Ministerio de Seguridad de Argentina y la Cancillería para preparar un plan de contingencia; esto estuvo muy bien organizado en virtud de la cooperación entre ambos gobiernos", expresó.

El embajador precisó por último que "cualquier argentino que entre a Brasil inmediatamente tiene un mensaje de texto en su celular con los números de guardia de los consulados y de la Embajada y sabe que está resguardado por cualquier problema que tenga".