VIVO - SESIÓN: H. Cámara de Diputados de la Nación

Un niño confesó asesinato cometido en su vida pasada

Lunes 14 de julio de 2014
Tan pronto como aprenden a hablar, algunos niños son capaces de contar historias muy detalladas de personas, lugares y eventos que podrían ser considerados como parte de sus vidas pasadas. Y aunque más del 60 por ciento de la población mundial cree de alguna manera en la reencarnación, sin embargo, no hay manera de probarlo empíricamente. Pero existen evidencias que provienen de los testimonios de personas que dicen recordar sus vidas pasadas vivamente.

Los más escépticos afirman que estos recuerdos son poco más que pura fantasías e ilusiones. Lo que los escépticos no pueden explicar son los recuerdos de los niños pequeños que, sin preguntarles, pueden llegar a recordar con todo detalle sus vidas anteriores. Algunos de estos niños tienen tan sólo dos años y "recuerdan cuando murieron" o"si su otra madre tenía el pelo rizado".

"En ocasiones describen detalles que no han llegado a aprender en esta vida", dijo el Dr. Ian Stevenson, uno de los investigadores más importantes en las vidas pasadas de los niños y que ha documentado más de 2.600 casos con "pruebas irrefutables".

Uno de los casos que más ha sorprendido a los expertos es el de un niño pequeño en Sri Lanka, que parecía tener recuerdos de su propio tío fallecido. Pero lo más sorprendente fue que el pequeño afirmó ser el asesino de su mujer, y de hecho su tío fallecido realmente había asesinado a su mujer, un secreto celosamente guardado por su familia imposible que los supiera el pequeño.

Recordando su vida anterior

Poco antes de morir, un hombre llamado Ratran en Sri Lanka dijo a su hermano, Tileratne Hami, que renacería como su hijo. En 1947, 19 años después del fallecimiento de Ratran, Hami tuvo un hijo el cual llamó Wijeratne. Poco tiempo después del nacimiento de su hijo, el padre de Wijeratne observó que el pequeño tenia algunas similitudes con su difunto hermano, Ratran Hami. Wijeratne tenía una piel muy oscura, mientras que sus otros hermanos y hermanas tenían la piel muy clara. Además su brazo derecho era más corto que el izquierdo, y los dedos de su mano derecha estaban malformados al igual que el lado derecho de la caja torácica.

Hami, siendo consciente de las similitudes en la apariencia entre su hijo y su hermano, le dijo a su esposa: "Mi hermano ha regresado". A la edad de dos años y medio, Wijeratne comenzó a caminar hablando consigo mismo. Su comportamiento desconcertó a su madre, quien escuchaba sus palabras con detenimiento. Él decía que había nacido con las malformaciones como castigo por asesinar a su mujer. Conmocionada, su madre le pidió que repitiera lo que había dicho, y de nuevo dijo que había matado a su mujer con un cuchillo y que su padre actual era su hermano.

La madre le dijo a Hami lo que su hijo había dicho, y Hami reveló el secreto a su familia por primera vez. Su hermano había sido ejecutado tras ser declarado culpable del asesinato de su mujer. El pequeño finalmente hizo un relato detallado del asesinato, arresto y ejecución de Ratran Hami, dando abundantes detalles. Según la madre de Wijeratne, sus recuerdos eran realmente asombrosos.

Los expertos sorprendidos con el caso Wijeratne

Este caso fue estudiado por los principales investigadores de la reencarnación como Ian Stevenson. Wijeratne, que nació en 1947 en el pueblo de Uggalkaltota, Sri Lanka, explicó públicamente su vida pasada, aunque su padre se lo prohibió. Dio muchos detalles de las circunstancias que rodearon el asesinato y recordó también la ejecución de su tío con sorprendente detalle.

Según los expertos, el niño no mostró ningún remordimiento y dijo que iba a hacer lo mismo otra vez. La mujer al parecer se había enamorado de otro hombre y quería anular el compromiso. Uno de los detalles que más sorprendió a los expertos fue que el niño una vez, cuando visito la casa de un familiar, reconoció un cinturón de su tío (su supuesta encarnación de vidas pasadas) que había dejado en casa de su tía. Se confirmó este hecho. Las marcas en su cuerpo correspondían a las marcas del cuerpo de su tío, al igual que su tono de piel oscura.

Definitivamente, por mucho que le pese a los escépticos, las evidencias vuelven a demostrar que la reencarnación es toda una realidad y no forma parte de nuestra imaginación e ilusión. Y este no es el único caso, hay miles de casos bien documentados que demuestran que las personas son reencarnadas en otras, ya sean familiares, amigos, o incluso personas que nunca han conocido. (Fuente: http://es.sott.net/)