Presidentes del BRICS anuncian la creación de banco

Críticos a la hegemonía de Estados Unidos y Europa, los líderes emergentes del BRICS anunciaron en Fortaleza la creación de una nueva arquitectura financiera que contempla un banco de desarrollo con sede en Shanghai y un millonario fondo de reservas.
Martes 15 de julio de 2014


El banco de desarrollo, destinado a financiar grandes obras de infraestructura, tendrá un capital inicial por 50.000 millones de dólares, que será seguido por 100.000 millones de capital autorizado, repartido equitativamente entre Brasil, China, India, Rusia y Sudáfrica, según la declaración oficial emitida al término de la sexta cumbre BRICS en Fortaleza (noreste de Brasil).

La sede del denominado "Nuevo Banco de Desarrollo" será en Shanghai, su primer presidente será indio y el primer presidente del consejo de administración brasileño, precisó.

Los mandatarios del grupo BRICS firmaron también un acuerdo contingente de reservas por 100.000 millones de dólares, que dijeron servirá para "evitar presiones de liquidez a corto plazo, promover una mayor cooperación entre BRICS, fortalecer la red de protección financiera mundial y complementar los acuerdos internacionales existentes".

La creación de este fondo muestra "la madurez" en la relación entre los miembros del grupo, dijo la presidenta brasileña brasileña Dilma Rousseff, en una declaración a la prensa al finalizar la cumbre.

Las nuevas instituciones, consideradas como un contrapeso al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional (FMI) donde los miembros del BRICS no se sienten justamente representados, "serán un medio muy poderoso para prevenir nuevas dificultades económicas", dijo por su lado el presidente ruso, Vladimir Putin.

El primer ministro indio, Narendra Modi, sostuvo que el banco ayudará también a muchos países en desarrollo.

"Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica no pueden quedar ajenos a los grandes temas internacionales", dijo Rousseff.

"El FMI precisa revisar urgentemente su distribución de poder de voto para reflejar el peso incuestionable de los países emergentes", afirmó.

"Precisamos trabajar en la mejora de la gobernanza económica a nivel global. Aumentar la representatividad y la voz de los países en desarrollo", apuntó por su lado el presidente chino Xi Jinping.

Rousseff indicó que a pesar de una disminución en el ritmo de su crecimiento, los países emergentes del BRICS, que representan
el 20% del PIB mundial y el 40% de su población, "continúan siendo una fuerza motriz".