Comitiva argentina viaja a EE.UU. para reunión con holdouts

La presidenta Cristina Kirchner se reunió con el ministro de Economía, Axel Kicillof, y su equipo económico para definir quiénes participarán de la comitiva que se reunirá hoy con los fondos buitre y el mediador Daniel Pollack en Nueva York. Griesa rechazó reponer el stay solicitado por la Argentina, así como responder sobre los pagos a bonistas en dólares y yenes en la agencia Euroclear, de Europa.
Miércoles 23 de julio de 2014
El encargado de viajar a Estados Unidos fue el secretario de Finanzas, Pablo López, y no el propio ministro Axel Kicillof, tal como trascendió en horas de la tarde.

El cónclave entre la Presidenta y Kicillof fue convocado luego de que este martes el juez Thomas Griesa ordenara que Argentina y los acreedores que rechazaron las reestructuraciones de deuda del país se reúnan el miércoles a las 10 horas de Nueva York (las 11 en la Argentina) para llevar adelante las negociaciones y evitar que la nación caiga en una nueva cesación de pagos.

Sin embargo, les pidió a las partes -ante el abogado asesor Daniel Pollack- que continúen las reuniones a fin de encontrar una solución que evite el default en este "tiempo crucial" hasta el 30 de julio. Este miércoles a las 10 habrá un nuevo encuentro.

Tras ese encuentro, el ministerio de Economía cuestionó con dureza el comportamiento del juez Thomas Griesa en esa audiencia al sostener que "no resolvió nada" y, por el contrario, "amenazó a la Argentina con entrar en default" a la vez que se puso del lado de los demandantes "repitiendo textualmente las palabras de las solicitadas de los fondos buitres".

El mediador judicial Daniel Pollack convocó este martes a una reunión conjunta entre la Argentina y los holdouts, para este miércoles, a las 10, hora de Nueva York, tras haber recibido la instrucción directamente del juez Thomas Griesa.

En la audiencia convocada ayer en la sede del Tribunal de Nueva York, el magistrado señaló que un nuevo incumplimiento del país sería "lamentable" y ordenó a las partes que se reúnan de modo "continuo" con Pollack, hasta "llegar a un acuerdo".

Según señalaron agencias internacionales, el juez no atendió el pedido de reposición del stay que pidió el país e instó a las partes a "dar pasos razonables" para evitar un default de la Argentina.

"Es lo peor que puede pasar", afirmó el magistrado durante la audiencia a la vez que hizo un llamamiento a la Argentina para reconocer sus obligaciones y evitar el cese de pagos.

El Gobierno nacional, que estaba representado por sus abogados, había pedido la medida cautelar para no incumplir la cláusula RUFO, que da derecho a los que sí se sumaron a la reestructuración de 2005 y 2010 a recibir el total de su deuda en el caso de que alguien sí la cobre sin reestructuración antes del 31 de diciembre de 2014.

El cónclave fue en respuesta a los pedidos de aclaración que solicitaron los bancos tras la decisión del magistrado de congelar el dinero que el país depositó para pagar a los tenedores de bonos que ingresaron a los canjes de 2005 y 2010.

El encuentro de ayer comenzó pasadas 10.30 (11.30 en Argentina) en el piso 26 del edificio de la Corte Distrital de la Gran Manzana, ubicado en la zona sur de la isla. Se llevó a cabo cuando restan apenas ocho días para el 30 de julio, fecha en que vence el período de gracia para el cobro de los bonos que ya pagó la Argentina el pasado 30 de junio.

De no mediar una solución, la situación de Argentina pasará de la actual calificación de mora a una de incumplimiento o default técnico. Los abogados de la firma Cleary Gottlieb Steen & Hamilton, que representan a la Argentina, llevaron el pedido de reposición del stay ante el juez.

La previa a la reunión había sido calentada este martes por el holdout Aurelius, que afirmó que el Gobierno "continúa la letanía de lamentos" y que en dos años y medio "no tuvo interés" de acordar con los fondos.

El grupo inversor dijo pocas horas antes de la audiencia entre los fondos buitre y el Estado nacional con el juez de Nueva York, que la Argentina aún no tiene ningún interés en las negociaciones.

"Los líderes de la Argentina no han tenido ningún interés en la negociación, ahora y durante los dos y medio años de una estancia estaba en su lugar (stay)", sostuvo Aurelius en un comunicado. "Ellos prefieren jugar con los medios de vida de los argentinos que sentarse y llegar a un acuerdo", abundó.