Del jazz al ADN y su identidad: Guido Moyano Carlotto

Toda su vida fue Ignacio Hurban, hasta el 5 de agosto de 2014. Músico, de 36 años, amante del jazz y fanático de River. Del cautiverio de sus padres a la noticia que cambió su vida.
Miércoles 6 de agosto de 2014
Creció como Ignacio Hurban. Toda su vida pensó que ese era su nombre pero tenía una historia detrás, vivida en la época más oscura de nuestro país bajo el mando de los militares y su abuela lo buscaba intensamente.

Nació en cautiverio el 26 de junio de 1978 en el Hospital Militar. Es hijo de Laura Carlotto, desaparecida cuando estaba embarazada de dos meses y medio en noviembre del año anterior, y de Walmir Oscar “Puño” Montoya, desaparecido junto a la joven.

Montoya había nacido en Comodoro Rivadavia, en Chubut, pero vivió en Cañadón Seco hasta que viajó a La Plata para estudiar. Allí conoció a la hija de Estela de Carlotto.

Laura fue asesinada luego de dar a luz por la dictadura cívico militar. Tenía 23 años, estudiaba Historia en la Universidad Nacional de La Plata y militaba en la Juventud Universitaria Peronista y en Montoneros. "Rita", como era llamada, fue llevada primero a la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) y luego al centro clandestino de detención La Cacha, en La Plata.

La versión oficial de la Policía Bonaerense afirma que murió el 25 de agosto de 1978, a la 1:20 de la madrugada, en un enfrentamiento "con fuerzas conjuntas, dependientes del Área Militar 114, en la intersección de la Ruta Nacional N° 3 y Cristianía, Isidro Casanova". Su rostro estaba destrozado por itakazos y el vientre perforado por un disparo. Su cuerpo fue entregado por la policía a una funeraria. Allí, y tras muchos trámites, Estela de Carlotto recuperó el cuerpo de su hija.

A Oscar lo asesinaron delante de los ojos de su novia. Los restos de “Puño” fueron reconocidos en mayo de 2009, se encontraban como NN en el cementerio de Berazategui desde el 27 de diciembre de 1977. Le hicieron su homenaje en Cañadón Seco, donde su imagen forma parte del Monumento a la Memoria junto a dos de sus compañeros: Reinaldo Oscar “Tatu” Rampoldi (fallecido durante la represión) y Eduardo José Climio (exiliado en Colombia, donde falleció en 2003).

Por la desaparición de Laura y otros ciudadanos ítalo-argentinos, fueron condenados a cadena perpetua en Italia los ex represores Carlos Guillermo Suárez Mason y Santiago Omar Riveros.

Ignacio tiene 36 años, es músico de profesión y fana de River. Este martes 5 de agosto de 2014, confirmó sus dudas cuando las Abuelas anunciaron que era el 114º nieto recuperado. Su nombre es Guido Moyano Carlotto, y así fue presentado ante los ojos emocionados de un país. Después de más de tres décadas recuperó su identidad.

Con su banda Ignacio Hurban Grupo se presentó en varios eventos musicales. Una de sus canciones se llama “Déjà vu”, la interpretó el día 9 de julio de 2014 en el teatro municipal de Olavarría con Ines Maddío (Voz), Valentín Reiners (Guitarra), Ingrid Feniger (Clarinete), Luz Romero (Flauta), Nicolás Hailan (Contrabajo) y Colo Maddío (Batería).



“Vuelvo, siempre
A este costado perdido
No fuera que, de casualidad
Ande enojado conmigo
Porque tal vez,
Me vuelva a pasar que me voy
A coquetear con otros caminos
Que pone el destino en mis pies...

Yerro, siempre
Que ando queriendo escaparme
Cada rincón, se vuelve un lugar
Para quedarse escondido.
Y hasta el amor,
Se vuelve un poema brillante
Las cosas que duran instantes
Más largos que esta canción
Las cosas que duran instantes
Brillantes como una oración”

"Déjà vu", letra y música: Ignacio Hurban

(Por C.S.)