Los operarios de Donnelley pudieron ingresar a la planta

Martes 12 de agosto de 2014
Los trabajadores de la empresa gráfica Donnelley, que ayer cerró imprevistamente y determinó su salida del país, anunciaron esta mañana que ingresaron a la planta y se disponían a retomar la producción.

Desde el interior de la planta ubicada en la localidad bonaerense de Garín, los operarios convocaron a una conferencia de prensa a las 11:00 a través de Martín Killing, delegado de la comisión interna gremial.

Jorge Mediana, otro de los delegados, informó que los trabajadores resolvieron en asamblea general ingresar a la planta y ponerla a producir, para "defender la fuente de trabajo y el sustento de las 400 familias".

Dijo Mediana que la decisión fue tomada después de que la multinacional gráfica cerrara "en forma absolutamente ilegal, dejando más de 400 familias en la calle" y de que el ministerio de Trabajo bonaerense constatara "el incumplimiento de la conciliación obligatoria".

"Si la empresa vuelve, no vamos a permitir ningún chantaje. Vamos a exigir su reapertura en las mismas condiciones de trabajo y de salario y manteniendo todos los puestos. Si la patronal insiste en la quiebra, nosotros vamos a continuar produciendo", dijo el delegado.

El gobierno de Daniel Scioli busca revertir la compleja situación laboral en la fábrica ubicada en el kilómetro 36,7 de la autopista Panamericana, en la localidad bonaerense de Garín, por lo que el lunes dictó la conciliación obligatoria.

René Córdoba, otro de los delegados, dijo este martes que los trabajadores no van a permitir "que esta empresa mienta diciendo que está en quiebra y cierre la planta cuando a nivel mundial reportó ganancias por 218 millones de dólares el año pasado.

Según Córdoba, la firma fue denunciada por sindicatos en distintos países "por su método de cerrar plantas de un día para el otro" porque lo que en Garín los trabajadores van a "resguardar la fábrica y sus bienes, impidiendo su vaciamiento ilegal y defendiendo los más de 400 puestos de trabajo".

"Venimos apoyando a los compañeros y a las compañeras de Lear que también enfrentan a otra multinacional yanqui que pretende dejar en la calle a decenas de familias y desconocer a los delegados votados por los trabajadores", dijo Córdoba.