Separan a maestra por mezclar leche y tranquilizantes

Ocurrió en la escuela primaria Juan Galo Lavalle, donde otra maestra denunció que vio a una colega de segundo grado cuando diluía tranquilizante en la jarra de la leche y -al ser increpada- admitió que era para calmarlos.
Miércoles 13 de agosto de 2014
El hecho "se produjo el pasado jueves por la tarde" en la escuela primaria Juan Galo Lavalle, ubicada en Juan Manuel de Rosas al 4000, informó Gladys Albachiaro, jefa de Supervisores de la cartera educativa provincial.

Según la denuncia, una docente vio esa tarde cómo una maestra de segundo grado, de 50 años, diluía tranquilizante en una jarra de leche que les iba a servir a los chicos en la merienda.

Al ser interpelada por su colega, la docente denunciada dijo "que era algo para tranquilizar a los chicos".

El rápido accionar de una portera que estaba en ese momento y las autoridades de la institución evitó que esa mezcla llegara a la mesa de los alumnos que todas las tardes toman la copa de leche.

En declaraciones a la prensa, Albachiaro informó que "inmediatamente la maestra fue apartada preventivamente del cargo, mientras avanzan las investigaciones para esclarecer el caso".

"Esta persona habría colocado algo en las jarras de leche de sus alumnos, estamos investigando porque no se sabe exactamente qué es", añadió la funcionaria del Ministerio de Educación.

Además, dejó en claro que "ningún personal de la escuela, sea docente o no docente, puede colocar ninguna sustancia en la merienda o desayuno de los chicos, que no esté permitido por nutricionistas o la gente del comedor del establecimiento".

"Esta investigación la estamos desarrollando con el equipo jurídico del Ministerio de Educación de la provincia y se evaluarán las sanciones que corresponden aplicar", apuntó.

Consultada sobre una versión acerca de que el tranquilizante usado sería `Clorazepam`, Albachiaro reiteró "que los docentes no estamos autorizados a dar ningún tipo de medicación a los niños".

De acuerdo a la información suministrada, la docente acusada, que por razones legales no fue identificada, se desempeña desde hace más de 20 años en la docencia, y en esa escuela trabaja doble turno, como maestra de segundo grado y como portera.

En tanto, la directora del establecimiento escolar donde se produjo el episodio, Adriana Rinaldi, aseguró a Radio 2 que "los padres fueron informados debidamente del hecho".

La situación "no deja de ser preocupante, porque ahora pienso si no lo habrá hecho en otra oportunidad y nadie se dio cuenta", dijo por su parte la madre de un alumno que asiste a esa escuela.