Huelen mal: Justin Bieber, Taylor Swift y Britney Spears

Miércoles 20 de agosto de 2014
Los millones de fans de celebrities como Justin Bieber o Taylor Swift se desviven por sus ídolos pero no quieren sus fragancias. Y es que el éxito en sus carreras musicales contrasta con el fracaso absoluto que están teniendo sus fragancias en el mercado.

Estos perfumes, que se suponía que triunfarían tanto como los artistas que los promocionan, han supuesto la mayor pérdida de la historia para la cadena de cosméticos que los vende, Elizabeth Arden.

110 millones de euros es la escalofriante cifra de pérdidas que ha llegado a alcanzar esta compañía, que amplió su listado de fragancias de famosos con la esperanza de competir con otra gran cadena, Coty. Mariah Carey, Britney Spears o Usher son algunos de los artistas con los que Elizabeth Arden intentó compensar el descenso de ventas que ya se preveía desde hace meses, aunque han sido los perfumes de Bieber y Swift los que han arrastrado la mayor cantidad de pérdidas.

Y es que parece ser que ya nadie quiere oler a sus celebrities, pues lo que se lleva ahora es saber qué ropa llevan, a qué sitios van y estar conectados al minuto con ellos a través de las redes sociales.