Kämpfer dijo que en las computadoras que le robaron había "muchas selfies”

Se sospecha de que las dos notebooks y del disco rígido que le hurtaron de su vehículo podrían haber salidos las imágenes de su polémico desnudo, que circuló por las redes sociales.
Jueves 28 de agosto de 2014

Agustina Kämpfer, la pareja de Amado Boudou, aseguró que las computadoras y el disco rígido que le robaron el pasado 13 de julio de un vehículo propiedad del Vicepresidente eran suyos.

Así despejó las dudas que tenía la Justicia federal la cual citó a la pareja del Vicepresidente: "la información era mía, tenía fotos, archivos de música, laborales y muchas selfies", dijo Kämpfer quien accedió a hablar con los periodistas ni bien terminó su declaración.

La periodista fue citada a declarar por el juez Julián Ercolini, quien le tomó la declaración testimonial junto con el fiscal Eduardo Taiano.

La pareja del vicepresidente fue acompañada hasta la puerte del juzgado por el abogado Eduardo Durañona, el mismo defensor que tiene Amado Boudou en el caso Ciccone.

Aunque al tratarse de una declaración testimonial su abogado no puede estar presente, sí la aguardo en la puerta y la acompañó en todo momento.

La pareja de Boudou se mostró muy amable con la prensa tanto en su llegada a los tribunales como a su partida, incluso hizo declaraciones sobre los hechos y su declaración de poco más de una hora.

El hecho fue el 13 de julio pasado, el día en que Argentina disputó la final del Mundial de fútbol con Alemania, cuando ella dejó su vehículo marca Audi A4, propiedad de Amado Boudou, en la calle Pampa, entre Cuba y Vuelta de Obligado, y al regresar cerca de las 22 horas notó que tenía su ventanilla trasera izquierda rota y le habían sustraído un bolso en el que habían dos notebooks y un disco rígido.

Según Kämpfer entre el material que contenían las computadoras podrían estar fotos de desnudos suyos que hizo hace muchos años y que trascendieron en los últimos días en las redes sociales.

Ante el juez aseguró que las computadoras eran marca Mac y que no tenía ninguna factura de la compra de las mismas.

Kämpfer negó que haya habido versiones de un auto robo y aseguró que ni el juez ni el fiscal le preguntaron algo al respecto y que es "natural que quieran evacuar las dudas existentes".

Ahora el juez Ercolini deberá definir si la causa debe seguir tramitando en la Justicia Federal o no.

En una primera intervención, Ercolini había remitido la causa al fuero de instrucción, por tratarse de un robo común, pero fue apelado por el fiscal Federico Delgado pues había considerado que existían dudas sobre de quién eran las pertenencias, puesto que si las mismas eran de Boudou podrían verse afectados intereses de Estado.