Capitanich: “Malvinas es una política de Estado”

El jefe de Gabinete ratificó como una "política de Estado" la defensa de "la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas", y replicó así los dichos de un asambleísta británico en el archipiélago, que dijo que podría reestablecerse el vínculo comercial bilateral una vez que el kirchnerismo deje el Gobierno.
Miércoles 3 de septiembre de 2014
El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, ratificó esta mañana como una "política de Estado" la defensa de "la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas", y replicó así los dichos de un asambleísta británico en el archipiélago, que dijo que podría reestablecerse el vínculo comercial bilateral una vez que el kirchnerismo deje el Gobierno.

Ayer, el legislador Barry Elsby aseguró que "en los '90 teníamos muy buenas relaciones con la Argentina de Carlos Menem, luego vino Néstor Kirchner y destruyó todos los acuerdos previos", y anticipó que en la etapa posterior al kirchnerismo se podría reestablecer ese vínculo.

"Lo que el presidente Néstor Kirchner hizo y la presidenta Cristina Fernández hace es defender el interés y la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas. Es un dato muy ilustrativo que algunos personajes puedan invocar un cambio de gobierno como una flexibilización de posiciones. Malvinas constituye una política de Estado en la Argentina y la defensa del interés soberano debe ser absolutamente irrenunciable", planteó Capitanich al hablar con la prensa en la Casa Rosada.

Las palabras de Elsby, uno de los ocho asambleístas del territorio insular, se conocieron ayer en Guatemala, país que visitó para dar a conocer la postura de los isleños en cuanto a la "autodeterminación" y "las oportunidades económicas" con que cuentan.

"Tenemos confianza en que cuando Fernández deje la presidencia, quien tome el cargo regrese las relaciones a como se encontraban en la década de 1990", señaló Elsby.

Según Capitanich, "lo que el presidente Néstor Kirchner hizo y la presidenta Cristina Fernández hace es defender el interés y la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas".

Para Elsby, durante los '90 existía "la posibilidad de tener acuerdos comerciales con la región y muchas cosas más".

El 2 de abril de 1982, tropas argentinas desembarcaron en el archipiélago, lo que dio lugar a un conflicto bélico con el Reino Unido que se extendió hasta el 14 de junio de aquel año, cuando la dictadura militar firmó su rendición.

En los 74 días en que se extendió la contienda murieron 649 soldados argentinos, 255 militares británicos y tres isleños.