Luz: facturas llegan con subas de hasta 240 por ciento

Jueves 11 de septiembre de 2014
Los usuarios de energía eléctrica de Capital y el Gran Buenos Aires empezaron a recibir sus facturas con aumentos que llegan al 240 por ciento para quienes no ahorraron consumo en el invierno.

Después de los aumentos de hasta el 670 por ciento registrados en las facturas de gas natural por red, les llegó el turno a los usuarios de luz (que en la mayoría de los casos son los mismos) que hayan consumido más de 1000 kilovatios por bimestre.

Si bien este invierno -que termina el 21 de este mes- no se caracterizó por extensos períodos de tiempo con temperaturas cercanas a cero grado, el consumo de energía eléctrica se disparó (como todos los años) por el mayor uso de estufas, acondicionadores y calefones eléctricos.

El fuerte aumento registrados por las facturas no significa que el Gobierno haya quitado los subsidios, sino que responde a los recargos que impone el Ente Nacional Regulador de la Energía (ENRE) a quienes se exceden en el consumo de luz.

En mayo de 2005, la secretaría de Energía lanzó la segunda versión del Programa de Uso Racional de la Energía Eléctrica (PUREE), que establece un sistema de bonificaciones para quienes ahorren y recargos para quienes se excedan en el consumo de electricidad.

El PUREE, dispuesto por la Resolución N° 745/05 de la Secretaría de Energía y reglamentado por la Resolución ENRE N° 355/05, alcanza a los usuarios residenciales, comerciales e industriales de las empresas Edenor SA y Edesur SA.

Desde el 31 de julio de 2008, por Resolución N° 797, los usuarios residenciales cuyos consumos superan los 1.000 kilovatios por bimestre quedaron excluidos del régimen de bonificaciones.

El incremento responde también a que este año el gobierno nacional no renovó la bonificación de invierno que rigió sobre las facturas entre 2009 y 2013.

Por eso, los usuarios se encontraron con incrementos de entre 50% y 240% en el bimestre junio- ulio y de entre 30% y 100% para agosto-septiembre.

Los porcentajes más altos, corresponden a aquellos hogares que hayan tenido consumos bimestrales superiores a los 2.800 kilovatios, aún cuando todavía mantengan el subsidio. En noviembre de 2008, el ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, autorizó en todo el país un aumento en el precio de la energía que osciló entre el 70% y el 400% para los consumos superiores a los 1.000 kilovatios.

Con la llegada del frío de 2009, por las fuertes subas que tuvieron algunos hogares, el Gobierno instauró la bonificación de invierno para subsidiar el 100% del aumento para el bimestre junio-julio y el 70% para agosto-septiembre.