Detenido por crimen en Gerli, denunciado por abuso por moza

El hombre, que mató a un joven por los celos que le tenía a la moza, fue acusado por esa chica de haber abusado sexualmente de ella hace tres meses. Aseguró que el muchacho asesinado lo sabía y trataba de protegerla.
Jueves 11 de septiembre de 2014

El hombre detenido ayer por el crimen de un joven al que le tenía celos por una moza que trabajaba en una parrilla de la localidad bonaerense de Gerli, fue acusado hoy por esa chica de haber abusado sexualmente de ella hace tres meses, y aseguró que el muchacho asesinado lo sabía y trataba de protegerla.
.

"Este tipo me llevó adentro de un hotel, no me quedó otra cosa que acceder a lo que me pedía porque sino tranquilamente podría estar muerta yo también", aseguró la chica, que explicó que en esa ocasión el hombre la amenazó con un arma.
.

La joven, de 22 años, acusó del abuso al gasista Néstor Raúl Thiwissen (62), quien ayer fue detenido por el crimen de Miguel Angel Villalobo (28), un repartidor de pizzas hallado asesinado en Avellaneda con dos impactos de bala en el cráneo, uno en la frente y el otro cerca de la nuca.

.
La hipótesis más firme de los investigadores es que Thiwissen mató a Villalobo porque estaba celoso y lo consideraba un estorbo para conquistar a la moza.
Tras el abuso, la joven contó que Miguel la acompañó a hacer la denuncia y que ella dejó de trabajar en la parrilla, ya que el gasista concurría habitualmente allí como cliente.
.

"Yo me alejo de la parrilla, me alejo de este tipo, trataba de no cruzármelo en ningún lado. En ese momento, Miguel me comenta que este tipo estaba en la parrilla, se baja con un arma y se la muestra. El le dijo 'los tipos con armas no me caen bien', le dice que se vaya y a él le dice: 'Mirá mocoso, si yo quiero te encorcho' (sic)", relató la joven, cuya identidad Télam mantendrá en reserva.
.

También contó que en una oportunidad Thiwissen le dijo a Miguel que lo iba "a matar de un tiro con una 22 en la boca y la cabeza", pero no pensaban que realmente lo iba a hacer porque lo que le gustaba era ir a cazar, mostrar armas y "generar pólvora para hacer miniexplosiones" porque si no se aburría.
.

La moza aseguró que Miguel nunca le decía nada al gasista "para evitar problemas" y que "no le tenía miedo" porque lo que siempre buscaba era salir con mujeres.
.

"A este viejo lo habíamos apodado 'el viejo pedófilo' porque se acercaba a la pizzeria donde él (por Miguel) trabajaba, le preguntaba los horarios de salida porque quería salir con él a conocer unas chicas, quería ir a tomar algo", contó la chica, quien dijo que Miguel trataba de evitarlo "para que no se generara discordia".
.

El crimen de Villalobos fue descubierto el martes a la 1.30 en el cruce de Campichuelo y General Paz, de Avellaneda y el dueño de la parrilla donde trabajaba la moza, Nicolás Kisch, lo relacionó inmediatamente con el gasista porque sabía del acoso a la joven y las amenazas contra el repartidor, de quien era amigo.
.

Por eso, el hombre se presentó en la comisaría 2da. de Avellaneda para contar esta situación y el gasista fue detenido ayer por orden del fiscal Alejandro Rojas, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de Avellaneda.
.

El sospechoso fue hallado en Gerli, a 13 cuadras de su casa, cuando circulaba en su auto y tenía en su poder tres armas de fuego: un revólver .32 y dos pistolas .22, el mismo calibre de las vainas halladas junto al cadáver de Villalobo.
.

Kisch contó que sabía que Thiwissen solía estar armado y que en alguna oportunidad lo había escuchado decir que el día que matara a alguien lo iba a hacer "con un calibre .22", tal como sucedió con su amigo.
.

"Esto fue a principio de agosto. Hablando, me muestra el arma y me dijo 'yo si tengo que estrenar el arma primero ejecuto por la boca y después por la nuca'. Me cerró todo y fui a la comisaría", dijo Kisch.