El “motochorro” que le robó al turista y su mujer viven mejor que muchos de los asalariados

Champagne y bebidas alcoholicas caras. Fiestas de música electrónica cuya entrada equivale al 10% de un salario. Zapatillas último modelo que son un imposible para una amplia masa de la población.
Martes 23 de septiembre de 2014
En un país en el que el 40% de los asalariados no llega a ganar el salario mínimo, vital y movil, el" motochorro" Gastón Aguirre y su mujer María José Cosuelo viven una vida fastuosa. Champagne caro, zapatillas de marca y último modelo, notebook, lavarropas, salidas...

En el perfil de Facebook de la ahora tristemente célebre mujer del que le robara a un turista en La Boca, ostenta varios cambios de ropa y lujos. Una salida familiar fue en una pizzería de las más costosas del centro porteño. Otro momento compartido fue cuando concurrió a la fiesta de música electrónica Creamflieds exhibiendo dos entradas de $ 450 cada una.

María José Cosuelo bromeaba con un amigo al que llamaba “arrastra vieja” y “corta cartera”. Pero no bromea al mostrar un champagne que ronda los $ 100 o un fernet con bebida cola que tiene un precio similar. Lujos habituales para un asalariado de sector medio acomodado pero imposible para la mencionada inmensa cantidad de personas que apenas llega a fin de mes con la canasta básica.

En las fotos se la observa abrazada junto a su marido con un par de zapatillas de una marca norteamericana con cámara de aire que no bajan delos $ 1000 pesos en cualquier casa de deportes. Otra de las fotos se la ve con un tradicional modelo de la marca de las tres tiras que ronda los 500 pesos. Además de vestidos de primera calidad y zapatos altos y nuevos, el matrimonio Aguirre – Cosuelo disfruta de fiestas con amigos.

El malviviente aún continúa en libertad pese a que millones de personas lo vieron en YouTube robando con un arma de fuego.