Alemania rechazó las acusaciones del Gobierno

Tras las críticas de Capitanich y Timerman, la embajada alemana sostuvo que “no toma partido por ninguna de ambas partes en el pleito” con los holdouts.
Viernes 26 de septiembre de 2014
La Embajada alemana respondió a las críticas de la administración de Cristina Kirchner diciendo que “no” tenía “ninguna relación con las campañas publicitarias de los fondos buitre” y que “no tomó partido por ninguna” de las partes en el juicio de los holdouts contra la Argentina.

“El Gobierno Federal no tiene ningún tipo de relación ni contacto con los que han encargado las actuales campañas publicitarias. Los Hedgefonds que obtuvieron la sentencia en Nueva York contra Argentina no son empresas alemanas. El Gobierno Federal no toma partido por ninguna de ambas partes en el pleito de Argentina con sus holdouts ”, afirmaron.

A través de una declaración del portavoz de la sede diplomática, que conduce el embajador Bernhard August Konrad Georg Graf von Waldersee, el gobierno de ese país expresó también lo siguiente. “Alemania, junto con otros acreedores, ha intentado durante muchos años reabrirle a Argentina el camino hacia los mercados financieros. Este año se logró un avance muy importante gracias al acuerdo de Argentina con el Club de París. El Gobierno Federal celebra que Argentina haya efectuado el pago de la primera cuota puntual y completamente a los acreedores del Club de París. Es un paso muy importante para el fomento de la confianza”, sostuvo el vocero.

Por otra parte, desde Berlín, un portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores del gobierno de Angela Merkel también buscó descomprimir una eventual escalada. “Las relaciones entre Alemania y Argentina son tradicionalmente buenas. Queremos resolver de forma constructiva las cuestiones pendientes y apostamos por la cooperación”, sostuvo.

El funcionario agregó que el hecho de que Argentina hiciera el primer pago acordado de su deuda con el Club de París era un “importante paso para construir confianza”.

El cruce con Alemania surgió a raíz de una solicitada publicada en los diarios argentinos por el grupo que hace lobby por los llamados “fondos buitre”, la American Task Force Argentina, en la que citaron al ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, afirmando que la Argentina era un ejemplo de “falta de solidez”. A fin de agosto, Schäuble también dijo que Argentina había vivido durante décadas “por encima de sus posiblidades”, que no pagaba sus deudas y que estaba por ello asilada del tráfico internacional de fondos.