Despenalizar la droga es despenalizar el delito

Lunes 29 de septiembre de 2014
Despenalizar la droga es despenalizar el delito. La iniciativa del Gobierno, confirmada por el jefe de Gabinete, es un disparate producto del desconocimiento de los funcionarios sobre el tema. El descuido es llamativo ya que es un tema vinculado al delito organizado internacional, que ya está instalado en nuestro país y se ha volcado a la producción durante los últimos años.

Para despenalizar una droga primero hay que legalizarla. Legalizarla es hacerla entrar en el tracto productivo de un medicamento habitual, que se consigue en un farmacia con una receta otorgada por un profesional habilitado. Todo esto no ha sido dado a conocer por el Gobierno, lo que habla de la poca seriedad de la propuesta.

Concretamente, la tenencia de marihuana necesita un laboratorio que produzca la droga bajo procesos regulados. Si esto se llegara a dar estaríamos hablando del tema con un poco más de seriedad. Sin embargo, no hay un solo laboratorio que esté decidido a producir marihuana porque se pondrían en competencia directa contra el crimen organizado, lo cual es muy riesgoso.

La despenalización no hay que debatirla entre curas y personas que no conocen el fenómeno. Yo soy autor de la ley actual y reconozco que debido a que tiene 25 años presenta ciertas falencias. Pero el debate deberían ser encarado por expertos especializados en el tema.

Lo que presenciamos hoy es una aventura dantesca donde las actores no conocen bien el reparto y quienes hablan no entienden nada del fenómeno.

Es una mentira que hoy se persiga a los chicos en la calle, quienes son detenidos son los que portaban una cantidad de droga es superior a la del consumo personal. Se engaña a la sociedad cuando se dice que las cárceles están llenas de perejiles.

La corriente de opinión favorable a la despenalización es fruto del desconocimiento del tema. El Gobierno debería exhortar al Congreso a que analice con seriedad la ley. La creación de un fuero federal especial dedicado al narcotráfico en todo el país sería una propuesta concreta para combatir la drogadicción. Si quieren tomar el camino fácil para tapar otras cosas entonces que sigan hablando sobre despenalizar la droga, que es despenalizar el delito.
Alberto Lestelle fue el primer titular de Sedronar