Crecimiento de los "trapichorros" es resultado de la impunidad

Miércoles 1 de octubre de 2014

Desde la ONG Defendamos Buenos Aires hace diez años alertamos sobre el crecimiento de la mafia de los denominados trapitos tanto con número como en impunidad.

Lamentablemente, ahora también debemos afrontar el problema de los “trapichorros”, quienes además de cobrar por “cuidar” los autos o “limpiar” los vidrios, se dedican al delito. El violento asalto que sufrió la periodista Lorena Maciel es un claro ejemplo de esta modalidad.

En oposición a quienes plantean que esta actividad debe ser “regulada”, desde Defendamos Buenos Aires afirmamos que una mafia no puede ser regulada ya que llevaría al colapso del sistema.

En ese sentido, desde hace cuatro años impulsamos un proyecto de ley para que quienes desarrollan esta actividad sean castigados con prisión. En tanto y en cuanto se trata de organizaciones delictivas, nosotros planteamos una pena de 15 días de prisión para aquellos que exijan dinero por estacionar en la vía pública y que sean alojados en las prisiones contravencionales que tiene la Ciudad.

Ambas cárceles, ubicadas en la calle Humboldt, cerca del estadio de Atlanta y sobre Viamonte, frente al Teatro Colón, se encuentran vacías ya que sólo se utilizan para conductores con un alto estado de alcoholemia.

Así, para implementar este plan no habría que gastar ni un centavo para alojar a los trapitos y meterlos en prisión. Además, no estarían mezclados con presos comunes en el sistema carcelario.

Según nuestro proyecto, los fiscales podrían actuar con la sola denuncia de la víctima o un vecino. Una vez instruída la contravención, la causa iría a juicio oral en 48 horas y se llegaría a una rápida condena.

Elementos como las cámaras de seguridad o los testigos de la zona servirían para acreditar el delito. La amplitud probatoria del derecho penal se podría aplicar a la amplitud probatoria de este delito contravencional.

Por otro lado, el efecto sería inmediato porque una vez que se empiece a impartir condenas, el efecto disuasorio desalentaría por completo la actividad. Estas mafias están para robar y cuando los delincuentes vean que terminan en prisión virarán hacia otra actividad.

RECOMENDACIONES PRÁCTICAS

A partir de las cientos de denuncias que hemos recibido, desde Defendamos Buenos Aires recomendamos a los conductores que se movilicen por las zonas “calientes” con las ventanillas altas y no bajen los vidrios ni siquiera ante un golpe. Recuerde: “Trapito que te golpea el vidrio, te va a robar”.

Por otro lado, a los peatones les recomendamos que utilicen su celular con un auricular (no usar los dos para evitar accidentes) y no circular con el aparato a la vista.

Patio Bullrich, la zona de Obelisco, Juan B Justo y Santa Fe, Rivadavia y General Paz, los alrededores de la plaza Flores, son los lugares donde se ha registrado mayor número de delitos y es importante permanezcamos alertas.

Javier Miglino es abogado y titular de la ONG Defendamos Buenos Aires