Detienen al “pai César”, nuevo sospechoso del asesinato de Melina

Según la declaración que formuló el 1 de octubre, "Toto", el "Chavo" y el "Narigón" fueron con la víctima a consumir alcohol y drogas a un templo umbanda, donde los recibió.
Jueves 9 de octubre de 2014

Un pai umbanda que solía aparecer en televisión fue detenido hoy como sospechoso en el crimen de Melina Romero, justo segundos después de que armó una conferencia de prensa para desmentir los rumores y las sospechas en su contra.

Se trata de César Sánchez, más conocido como el "pai César", quien fue señalado por la testigo clave como una suerte de padrino de Toto, el menor de 16 años detenido, y en cuyo templo se sospecha que habría tenido lugar la violación y asesinato de Melina.

Según la declaración que la testigo formuló el 1 de octubre, "Toto", el "Chavo" y el "Narigón" fueron con Melina a consumir alcohol y drogas a un templo umbanda, donde los recibió el pai.

Luego el sujeto se retiró y, después de consumir, cuando Melina se quiso ir, la golpearon y la violaron; siempre según la declaración de la testigo, el pai regresó cuando Melina ya había sido atacada y estaba inconciente tirada en el piso.

"Parece que la pasaron lindo", habría dicho el pai, según la menor, quien dijo que ayudó a colocar el cuerpo de Melina en unas bolsas de consorcio con piedras y condujo el vehículo en donde la trasladaron para deshacerse del cadáver.

Cuando en la declaración le pidieron a la testigo clave que diera detalles de este sujeto, ella misma contó que lo había visto tres veces en un canal de noticias.

En las últimas horas trascendieron los detalles de su declaración en medio de novedades en la causa: ayer liberaron por falta de mérito a "El Pelado", un hombre de 44 años que estaba detenido desde hace un mes, mientras que hoy se le amplió la declaración indagatoria a los mayores detenidos.

Joel Fernández, de 20 años, alias "Chavo" o "Chavito", buscaba modificar parte de su primera declaración para asegurar que la noche del 23 de agosto, cuando Melina fue vista por última vez, no estuvo con ella en el boliche "Chankanab", de San Martín, según precisó su defensa.

"Chavito" habría estado, según la testigo clave, obsesionado con Melina y habría dicho que iba a drogar y a violar a la menor. El joven fue el primero que contó a la policía que se les había "ido la mano" con la adolescente pero después aseguró que esos dichos fueron extraídos a través de apremios policiales.

En tanto, el joven Elías Fernández, de 18 años y último de los detenidos, negó cualquier vinculación con el "homicidio calificado agravado" por el que está preso.

"Hoy por hoy el motivo de ligar a mi cliente en esto es inexplicable. La testigo va acomodando su declaración. Se acuerda pormenorizadamente de algunos detalles, pero cuando se le piden precisiones o sus dichos no coinciden con otras pruebas dice que no se acuerda por la droga y el alcohol. Ya hay demasiadas contradicciones", dijo el abogado Néstor Caivano, defensor de Elías Fernández.

Estas novedades judiciales se mezclaban con los rumores sobre un pedido de detención del pai, y por eso los medios de prensa se concentraron en la puerta del templo, en Don Torcuato.

Recién a las 18.15, el pai dio una conferencia de prensa junto a un abogado, Roberto Damboriana, para decir: "Me siento un perejil más de esta causa". Tras sostener que no reconoce a "ningún 'Toto' como hijo" del corazón, aclaró que tampoco conoce a los otros involucrados y afirmó: "Esta chica me puede involucrar porque no tienen otro para involucrar. Algunas cosas sobre esta casa pueden coincidir. Tengo cortinas, tengo pasillo, pero si esta chica hubiera estado acá nunca se le hubiera pasado por alto el Cristo gigante que está en la entrada".

Terminó de hablar y frente a las cámaras de televisión hizo su ingreso la Policía Científica de la Bonaerense con una orden de detención y un pedido de allanamiento para buscar pruebas en las instalaciones, a un mes y medio del crimen.

"Va a ir ante la fiscal y va a aclarar todo lo que tenga que aclarar", dijeron sus allegados, mientras su abogado afirmaba que están a disposición de la causa los teléfonos celulares de su cliente para que esos datos sean cruzados con los del resto de los implicados.

La fiscal de San Martín María Fernanda Belloni, que investiga el crimen, recibió además algunos informes preliminares de la autopsia de la menor, pero se aguardan más datos.

El abogado de Elías Fernández afirmó que el informe que llegó hoy a la causa habla de que la data de la muerte fue "de dos a tres semanas previas" pero no se aclara si en relación al momento del hallazgo del cadáver (martes 23 de setiembre) o del día de la autopsia (sábado 27 de setiembre).

De todas maneras, si esos datos fueran corroborados, esa fecha se contradice con la hipótesis fiscal, sobre la base de los dichos de la testigo clave, en torno a que a Melina la mataron casi inmediatamente después de su desaparición, en una reunión con alcohol y drogas.