Exhuman el cuerpo de Luciano Arruga

La exhumación, en la que están presentes el juez federal de Morón Juan Pablo Salas, el fiscal Sebastián Basso y los abogados de la familia, tiene como propósito hacer un cotejo de ADN para comprobar por estudios genéticos que ese cadáver que fue enterrado como NN pertenece a Arruga, tal como se concluyó a partir de las huellas digitales.
Miércoles 22 de octubre de 2014

El cuerpo de Luciano Arruga, el joven que estuvo desaparecido cinco años hasta que se determinó que habría muerto en 2009 en un accidente de tránsito, era exhumado esta mañana en el cementerio de la Chacarita, informaron fuentes de la causa.

La exhumación se realizaba desde las 8 de la mañana y tiene como propósito hacer un cotejo de ADN para reconfirmar por estudios genéticos que ese cadáver que fue enterrado en 2009 como NN pertenece a Arruga, tal como se concluyó a partir de las huellas digitales.

Los voceros informaron que en la exhumación estaban presentes el juez federal de Morón a cargo de la causa, Juan Pablo Salas, el fiscal federal Sebastián Basso y los abogados del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) que representan a la familia Arruga.

Luciano Arruga tenía 16 años cuando el 31 de enero de 2009 fue visto por última vez y su familia denunció su desaparición.

Desde entonces, los familiares denunciaron que la policía bonaerense podía estar vinculada a esa desaparición.

Es que Arruga había estado detenido en el destacamento de la localidad bonaerense de Lomas del Mirador el 22 de septiembre de 2008 y la familia denunció que allí fue torturado porque se negaba a robar para la policía.

En principio la causa por "averiguación de paradero" estuvo radicada en el Departamento Judicial de La Matanza y allí no hubo avances, por lo que los fiscales y jueces que investigaron fueron cuestionados por la familia.

En febrero de 2013, el expediente pasó al fuero federal, fue caratulado como "desaparición forzada de persona" y tiene bajo investigación a ocho policías del destacamento que funcionaba en Lomas del Mirador.

Pero el viernes pasado, el titular del CELS, Horacio Verbitsky, junto a la hermana, Vanesa Orieta, y la madre de la víctima, Mónica Alegre, informaron en una conferencia de prensa que el cuerpo de Luciano había sido encontrado ya que había sido enterrado en el cementerio de la Chacarita como NN en 2009.

Según explicaron, ese joven que fue enterrado sin ser identificado había sido atropellado en un accidente de tránsito a las 3.21 del 1 de febrero de 2009 -tres horas después de que Luciano fuera visto por última vez-, en la avenida General Paz y Emilio Castro, en el barrio porteño de Mataderos, cerca del destacamento policial investigado.

El joven atropellado fue llevado por el SAME al Hospital Santojanni, ya que el conductor dio aviso a la Policía, y entre el horario del accidente y las 8 murió tras ser operado en el centro de salud.
Finalmente, como el cuerpo no fue reclamado, fue enterrado como NN en el cementerio de la Chacarita el 3 de febrero de 2009.

En la causa del accidente, tramitada por el juzgado de instrucción 16 -en ese momento subrogado por la jueza Laura Bruniard- fue procesado pero luego sobreseído un conductor de 21 años.
La identificación de Arruga con ese cuerpo NN se dio luego de un hábeas corpus presentado por la familia en junio pasado, a partir del cual la Justicia le ordenó al Ministerio de Seguridad de la Nación una compulsa con los cadáveres no identificados.

Debido a que Arruga había estado detenido en el destacamento de la localidad bonaerense de Lomas del Mirador el 22 de septiembre de 2008, se contaba con sus huellas dactilares, y con ellas la Superintendencia de Policía Científica de la Policía Federal efectuó un cotejo con los NN enterrados en la época de la desaparición y se llegó al cadáver del joven atropellado en la General Paz.

El sábado, a través de un comunicado, la Fiscalía General de La Matanza, responsabilizó al Cuerpo Médico Forense (CMF) del Poder Judicial de la Nación por el hecho de no haber encontrado a Arruga en 2009.

Según el Ministerio Público de La Matanza, el CMF informó en abril de 2009, es decir, dos meses después de la desaparición del adolescente, que en su morgue no se había recibido ningún cuerpo con las características de éste, por lo que la Justicia provincial dejó de buscarlo en la Capital Federal.