Niño que aspiró purpurina mejora y ya abrió los ojos

Berta Banegas, la madre de Mauro, contó a la prensa local, que su hijo sigue mostrando, día a día, signos de mejora. "Todavía tiene el respirador, pero confío en que pronto se lo retirarán", explicó.
Sábado 1 de noviembre de 2014
El niño de 7 años que permanecia internado en terapia intensiva desde hace 10 días en la provincia de Santiago del Estero por haber aspirado purpurina, se recupera lentamente y en las últimas horas abrió por primera vez sus ojos y movió su cuerpo.

Berta Banegas, la madre de Mauro, contó a la prensa local, que su hijo sigue mostrando, día a día, signos de mejora.

"Todavía tiene el respirador, pero confío en que pronto se lo retirarán", explicó.

La mujer contó que al bajarle los sedantes, el menor comenzó a tener movimientos en su cuerpo y los médicos le explicaron que aunque son actos reflejo, representan una gran avance.

"Me dijeron que él sigue estable y aunque no salió del estado crítico, tampoco hubo bajas en su estado general", agregó Berta.

Mauro está internado en el Centro Provincial de Salud Infantil Eva Perón (Cepsi), desde hace dos semanas y al principio, los médicos habían informado que el pronóstico del menor "era irreversible", pero de poco fue mejorando.

Los médicos deberán evaluar los posibles daños neurológicos que pudo haber sufrido el niño a raíz de un paro cardíaco que sufrió apenas lo internaron.

El chico aspiró purpurina en su casa porque estaba jugando con un silbato en el que puso la sustancia y sopló.

Al soplar, la purpurina se expandió por el aire y el chico la aspiró por la nariz en el momento en el que inhalaba para volver a soplar el silbato.