Procesaron a empresarios vinculados a Fariña acusados de lavado de dinero

Los procesamientos de los empresarios Molinari y Erusalimsky se suman a los dictados en la causa contra Fariña y el financista Federico Elaskar; en cambio, Báez nunca fue indagado en el expediente.
Sábado 8 de noviembre de 2014
Molinari fue quien le pagó el casamiento y compró un automóvil de lujo a Fariña, mientras que Erusalimsky está vinculado por una operación de compra venta de un campo en Mendoza.

El juez dictó embargos a Molinari de 6 millones de pesos y a Erusalimsky de 16 millones, según confirmaron fuentes judiciales.

Molinari fue imputado por sus vínculos con el detenido Fariña, ya que fue su jefe, le abonaba un sueldo y fue quien habría pagado el costoso casamiento con la modelo Karina Jelinek. Casanello recordó que la Ferrari California en la que circulaba el mediático Fariña era uno de los vehículos de la empresa REI Fiduciaria SA, que fueron comprados por Molinari.

Fariña le había contado al juez que Molinari le entregó la suma de u$s 380.000 para comprar el vehículo. Por su parte, Erusalimsky aparecería en una escucha telefónica con Fariña que lo involucraría en maniobras para lavar dinero y además será indagado por una operación de compra venta de un campo en Mendoza.

Fariña está actualmente preso por orden del juez federal Manuel Blanco por evasión fiscal, ya que no declaró la venta de un campo a Eurusalimsky. El magistrado de La Plata ya citó a este empresario a indagatoria por evasión, y Casanello lo procesó por el blanqueo.

El ex marido de Jelinek dijo que compró "en comisión", es decir en nombre de otras personas, esos campos por 5 millones de dólares, sin especificar de dónde obtuvo la plata. Se sospecha que era dinero de Báez, aunque Fariña dijo que el empresario patagónico le dio los campos en pago como honorarios.

Fariña vendió esos terrenos a Erusalimsky dos años después en 1,8 millón de dólares. Casanello y Blanco sospechan que se trató de una operación simulada para lavar plata.