La violencia racial en EE.UU. no viene de ahora, viene de lejos

Viernes 28 de noviembre de 2014
La policía de EE.UU. actúa de acuerdo a un protocolo y puede llegar a disparar si el episodio así lo requiere. Y si se produce algún tipo de abuso policial interviene “asuntos internos”. Pero si el caso es muy evidente, la situación queda terminada en el momento.

En el caso de Ferguson, donde el agente Darren Wilson mató al ciudadano afroamericano Michael Brown, hubo 60 testigos más el propio polícia y un jurado conformado por 12 personas, cuya mayoría votó en favor de la absolución del policía.

Lo que pasó aquí fue un caso no resuelto de la sociedad estadounidense con respecto a su población de distinto origen étnico. A lo que se suma que las cárceles están colmados de gente de raza negra e hispanos no blancos.

Y por otra parte, algunos señalan que cuando un blanco mata a una persona de otra raza es crimen racial pero cuando es al revés, no. Un estudio presentado recientemente en Estado Unidos, llamado “El color del crimen”, señala que hay mayor porcentaje de crímenes violentos cometidos hacia blancos que al revés.

Por lo que se ha visto y se ha hablado, hay un problema que afecta más económicamente a aquella población de origen africano más que al resto de la población.

En Ferguson, por ejemplo, a pesar de que sus habitantes son en su mayoría de raza negra, los policías son de raza blanca. En la ciudad hay solo tres policías de raza negra. Eso se da porque existe una desconfianza dependiendo del origen étnico que tenga. Es algo que Estados Unidos debe solucionar.

Un crimen no puede desatar tanta violencia. Las protestas por el fallo de Ferguson se extendieron a 170 ciudades de EE.UU y el resultado de la disconformidad con el fallo de la Justicia fueron reiterados actos de violencia que dejaron unos 20 edificios destruidos, patrulleros de la Policía quemados, y más de 70 manifestantes detenidos en medio de corridas y gases lacrimógenos.

Hay algo más que está en la base de tolerancia de los estadounidenses. Salta cada vez que ocurre algo similar. Cuando se habla de “crimen racial” hay algo en la base de ese país que no está funcionando bien. Y que no viene de ahora, viene de lejos.