Brasil: se podrá usar tarjeta de crédito en compras de playa

Uno de los destinos más elegidos por los argentinos es Brasil. Ante la diferencia de cambio, los puesteros de la playa optaron por brindar la posibilidad de abonar con tarjetas para hacer más llevaderas unas vacaciones muy costosas. Mirá la infografía.
Sábado 13 de diciembre de 2014
Uno de los destinos más elegidos por los argentinos es Brasil. Ante la diferencia de cambio, los puesteros de la playa optaron por brindar la posibilidad de abonar con tarjetas para hacer más llevaderas unas vacaciones muy costosas.

Este año, en las playas del norte de Florianópolis, hasta los carritos que venden caipirinhas en la playa se adaptaron para seguir atendiendo argentinos y ahora tienen, entre las botellas de cachaça, las cocteleras y las limas, un posnet inalámbrico que permite pagar al mejor cambio posible. El detalle no es menor: pagando todo lo que se pueda con tarjeta se puede bajar hasta un 20% el presupuesto.

Durante la temporada, llegan a la isla de Florianópolis un millón y medio de turistas, según la secretaría de Turismo de Santa Catarina. De todos ellos, el 80% son brasileros, y de los extranjeros que conforman el 20% restante, la enorme mayoría son turistas argentinos: esto es, al menos 200.000 argentinos que siguen eligiendo sus playas y que volverán este verano.

Para disfrutar de las vacaciones sin sufrir en el regreso, lo que hay que calcular es esto: si se paga con tarjeta, 1 Real se paga aproximadamente 4,6 pesos (eso incluye el 35% que muchos, además, podrán recuperar a la vuelta). Si se llevan pesos argentinos y se consigue un buen cambio, 1 Real se paga 5,6 pesos en promedio (en algunos lugares piden hasta 7 pesos por cada Real). Si se llevan dólares comprados en el mercado blue de estos días, hay que calcular que se pagan 5.04 pesos por cada Real (por eso, para conseguir efectivo, llevar dólares es la mejor opción).

Pero la pregunta es ¿está caro Brasil? La investigación de un matutino da detalles de un supermercado. Pagando con tarjeta (y si se mantiene el cambio), hoy un bidón de 5 litros de agua cuesta 34 pesos, una bolsa de carbón de 5 kilos cuesta 40 pesos, un kilo de colita de cuadril cuesta 147 pesos, una leche en sachet cuesta 11 pesos, un paquete de galletitas cuesta 7 pesos, un paquete de fideos cuesta 14 pesos, un tuco, 7 pesos. Ahí mismo se puede comprar comida hecha y llevar a la playa: una coxinha de frango (bomba de pollo con papa) cuesta, por ejemplo, 13 pesos.

En un restaurante, una anchoa grillada con papas fritas y ensalada para dos cuesta 197 pesos, una fuente grande de camarones empanados y fritos en la playa cuesta 184 pesos, y un vaso grande de caipirinha cuesta 46 pesos. En la playa, una empanada gigante de camarones frita cuesta 44 pesos y una cerveza de 600 arropada en su termo de telgopor cuesta 18.

Contando viaje en auto, alojamiento por 15 días, comida, gustitos de la playa, alquiler de sombrilla y reposeras, y dos salidas (una al barco pirata y otra al parque acuático), el viaje con tarjeta cuesta unos 38.000 pesos. Eso mismo, si se paga todo cambiando pesos allá cuesta al menos 45.000.

Si se consigue un alquiler de dueño directo y se paga en efectivo, se pueden bajar todavía más los costos. Si prefieren ir a una inmobiliaria (se puede tarjetear) el cálculo es: un departamento en enero a 3 cuadras del mar, con un dormitorio y un sofá cama para que entre apretadita la familia tipo, cuesta en Ingleses y en Canasvieiras unos 920 pesos por día. Y si eligen febrero (excepto en Carnaval) los alquileres bajan un 10% y en marzo, hasta 30%.