Robaron la casa del hermano de Carolina Píparo en Pilar

Un grupo de delincuentes ingresaron a la vivienda y robaron dinero y algunos objetos de valor. Matías Piparo regresaba a su hogar tras pasar el fin de semana en Pilar.
Martes 16 de diciembre de 2014

El hermano de Carolina Píparo, la mujer que fue baleada en una salidera bancaria en 2010 en La Plata tras lo cual perdió un embarazo de ocho meses, fue asaltado en su casa por delincuentes que le robaron dinero y algunos objetos de valor, informaron fuentes policiales y judiciales.

El hecho ocurrió el domingo por la noche en una casa de la calle Wilde al 200, en Las Lomas de San Isidro, donde vive Matías Píparo junto a su familia.

Según los investigadores, los delincuentes forzaron los barrotes de una de las ventanas del frente aprovechando que no había nadie en la casa e ingresaron a robar.

La maniobra fue descubierta por el propio Matías Píparo, quien regresaba a su vivienda tras pasar el fin de semana en una casa en Pilar, acompañado por el marido de su hermana Carolina, su hija y su sobrina. "Escaparon justo cuando yo llegaba, me vieron y salí rápido con el auto", explicó Matías Píparo a la prensa.

Antes, el hombre había denunciado el robo en la red social Facebook y en Twitter: "Acabo de llegar a casa y había dos tipos afanando", decía el mensaje. Luego, escribió: "La verdad es que nos salvamos de casualidad de otra tragedia. Yo me pude escapar, estando en auto con mi hija, mi sobrina (hija de Caro) y mi cuñado (marido de Caro)".

Fuentes policiales dijeron que cuando el hombre regresó a su casa junto a la policía, los delincuentes ya habían escapado. El hecho es investigado por personal de la comisaría de Las Lomas, en San Isidro, que trabaja bajo las órdenes del fiscal de ese distrito, Matías López Vidal.

Matías Píparo es hermano de Carolina, la mujer que estaba embarazada de ocho meses y fue asaltada en una salidera bancaria el 29 de julio de 2010. Ese día, junto a su madre, María Ema, retiró dinero de la sucursal del Banco Santander Río de 7 y 42, en La Plata, y se dirigió a su casa, donde fue abordada por delincuentes que la asaltaron y la dejaron malherida después de dispararle un tiro en el vientre. La mujer fue trasladada a un hospital platense, donde fue operada y lograron hacer nacer a su hijo Isidro, quien sobrevivió unos días hasta que falleció.