Un nene de 2 años se encuentra grave tras ser picado por un alacrán

Miércoles 17 de diciembre de 2014
Un niño sufrió trastornos graves tras ser picado por un alacrán en Córdoba, donde permanecía internado en la sala de terapia intensiva de un hospital pediátrico.

El niño, de 2 años, oriundo del barrio José Ignacio Díaz, ingresó al centro de salud en la madrugada del lunes tras sufrir dos picaduras del insecto y quedó internado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital de Niños de Córdoba.

La picadura del alacrán lo afectó a nivel muscular e incluso en una enzima del corazón.

Nilda Gait, jefa de Toxicología del hospital, explicó al diario La Voz que el niño "llegó a la madrugada con dos picaduras de un alacrán, en el cuello y en la espalda" y señaló que "tiene alterada la glucosa".

Además, dijo que el veneno de la picadura afectó "la parte muscular y una enzima que también está en el corazón".

A su ingreso al hospital el niño presentaba vómitos, estaba deprimido y tenía dificultad para respirar.

Las autoridades de Salud suelen aconsejar a la población controlar la presencia de alacranes dado que su picadura puede ser peligrosa para ancianos o niños, y en personas con problemas sanitarios.

La especie más venenosa de los alacranes que habitan Argentina es el Tityus trivittatus, un insecto de color marrón claro que puede provocar envenenamiento, para lo cual los hospitales cuentan con un suero específico.

La picadura de ese tipo de escorpión genera dolor agudo y de alta intensidad tras el ingreso del veneno, pero si la ponzoña se extiende al cuerpo puede distribuirse en el sistema nervioso autónomo y otros tejidos.