Echan jefe policial de Santa Fe al que acusaban de “nazi”

Martes 6 de enero de 2015


El jefe de la Unidad Regional I de la Policía de Santa Fe, comisario Juan Garro, fue separado de ese cargo una semana después de haber asumido, tras ser cuestionado por presuntas actitudes antisemitas.

Al mismo tiempo, el gobierno de Antonio Bonfatti dispuso reponer en ese puesto al anterior titular de la repartición, Sergio Vergara, quien está siendo investigado en una causa por narcotráfico.

Garro había sido duramente cuestionado por actitudes antisemitas, ya que fue acusado de expresiones discriminatorias en 2006 contra un subalterno por estar casado con una mujer judía, además de haber tenido en sus oficinas íconos nazis.

En tanto, Garro aseguró hoy que no tiene "ideología nazi ni fascista" y que "antes de ver sufrir" a su familia prefiere "pedir licencia".

El repentino cambio del jefe policial fue consecuencia de la presión ejercida por la comunidad, especialmente por la Asociación Cultural Israelita I.L. Peretz, que fue la primera en advertir públicamente sobre el nombramiento de Garro en ese alto cargo. A esta crítica se sumaron la DAIA de Santa Fe, la agrupación HIJOS y el INADI. Por otra parte, el titular de la Asociación Cultural Israelita, Daniel Silber, solicitó audiencias a los ministros de Gobierno provincial, Rubén Galassi, y de Seguridad, Oscar Lamberto, pero no recibió ninguna respuesta, por lo que ayer elevó un pedido al gobernador Bonfatti.

Galassi anunció ayer que el jefe policial será reemplazado por el anterior titular de la Unidad Regional I, el comisario Sergio Vergara, quien se encontraba en uso de licencia y está siendo investigado en una causa por tráfico de drogas.

El nombramiento de Garro, efectuado una semana atrás, habría contado con el respaldo del secretario de Seguridad provincial, Gerardo Chaumont, y funcionarios del gobierno provincial.

Galassi aseguró que "la designación de Garro fue transitoria al solo efecto de poder disponer de un funcionamiento adecuado para estos días en que Vergara tuvo que pedir licencia".

Vergara está imputado por el fiscal federal Walter Rodríguez, en la causa que investiga la aparición, en noviembre pasado, de un camión semirremolque con una tonelada y media de marihuana, en la localidad de Arroyo Leyes. Por su parte, Garro aseguró que no tiene "ideología nazi ni fascista" y que "antes de ver sufrir" a su familia prefiere "pedir licencia".

"Hoy tomé la decisión para que mi familia descanse un poco de lo que dicen los medios de comunicación, que no es cierto. Además, ellos están teniendo un problema gratuitamente de algo que no existió nunca. Más que mi figura y mi persona me molesta mi familia, porque hay cosas inventadas", afirmó Garro.

Por LT10 radio Universidad del Litoral, el jefe policial dijo que "lo único que quise es venir a la Unidad Regional I. Creo que me eligieron por capacidad, por la instrucción que fui adquiriendo a lo largo de mi carrera".

"Me duele sobremanera que me acusen de cosas que no son. Yo quise venir a trabajar, quise venir a hacer las cosas como corresponden en la medida de lo posible y estoy dolido", amplió.

"Todos los policías lo que más queremos es llegar a ser jefe de Unidad Regional como la I, que es una de las más importantes. Yo soy de Santa Fe, entonces para mí es la más importante. Me eligieron y tener que irme por cosas que no tengo ni causa penal abierta ni sumario administrativo es doloroso", precisó el comisario. Garro afirmó que la decisión fue personal pues "nadie me obligó y no lo consulté con nadie".

"Tomé la decisión porque no puedo ponerme a trabajar el cien por ciento y dedicarme a una función para la cual me capacité. Veo que se van a perjudicar la sociedad y el personal policial. El personal policial, al no tener en firme y en claro quién es el jefe y qué directivas se le dan, no puede trabajar tranquilo y repercute en la sociedad. Yo vine para que se sienta más segura", agregó.