Se agotó el número especial de Charlie Hebdo tras ataque

La revista francesa preparó una tirada histórica de un millón de ejemplares, que se vendió en su totalidad. Ahora, extenderán la tirada a 5 millones. La publicación humorística volvió a las calles tras el ataque terrorista en su redacción que dejó 12 muertos.
Miércoles 14 de enero de 2015
Una semana y un día después del trágico atentado contra la sede del Charlie Hebdo en el que fallecieron doce personas, el semanario satírico ha vuelto a llegar puntual a los quioscos, esta vez rodeado de grandes colas. Sin duda la de hoy es la portada más esperada y que más expectativas ha generado, por ello, la publicación ha aumentado su tirada de tres millones de ejemplares hasta los cinco millones, porque ya en las primeras horas del día se ha agotado en los quioscos franceses.

La ampliación responde a la avalancha de pedidos recibidos tanto en el extranjero como en Francia. La venta de este número se mantendrá durante dos meses, indicó la distribuidora, que pidió "paciencia" a los clientes.

En las estaciones, como en la del Este, se formaron colas de hasta varias decenas de personas delante de los puntos de venta de prensa, que se disolvían conforme se anunciaba el fin de los números de la revista.

Varios quiosqueros señalaron que no habían querido reservar para los clientes que se lo habían pedido porque cuentan con que recibirán nuevos aprovisionamientos en las próximas horas o en los próximos días.

La viñeta vuelve a dar protagonismo a Mahoma, esta vez representando a un Profeta que llora y sostiene el cartel 'Yo soy Charlie'.

El titular refleja sin embargo la actitud que el semanario ha querido adoptar frente al terrorismo: 'Todo está perdonado', y es que la revista no quiere ceder su lápiz al chantaje de los yihadistas, la redacción reivindica con este perdón que son ellos como eligen hacer su trabajo.

La portada ha salido de la pluma del dibujante Luz, que se emociona al recordar su inspiración.

Apenas se ha conocido el conocido, el principal líder religioso de Egipto ha advertido de que la edición provocará una nueva ola de odio en el mundo musulmán. Los humoristas defienden que además de las caricaturas de Mahoma, las ocho páginas incluyen viñetas burlándose de políticos y de otras religiones.

Custodiados por la policía, los 25 supervivientes del ataque han diseñado el nuevo número entre el dolor por la muerte de sus compañeros y la alegría por su publicaciónUna semana y un día después del trágico atentado contra la sede del Charlie Hebdo en el que fallecieron doce personas, el semanario satírico ha vuelto a llegar puntual a los quioscos, esta vez rodeado de grandes colas. Sin duda la de hoy es la portada más esperada y que más expectativas ha generado, por ello, la publicación ha aumentado su tirada de tres millones de ejemplares hasta los cinco millones, porque ya en las primeras horas del día se ha agotado en los quioscos franceses.

La ampliación responde a la avalancha de pedidos recibidos tanto en el extranjero como en Francia. La venta de este número se mantendrá durante dos meses, indicó la distribuidora, que pidió "paciencia" a los clientes.

En las estaciones, como en la del Este, se formaron colas de hasta varias decenas de personas delante de los puntos de venta de prensa, que se disolvían conforme se anunciaba el fin de los números de la revista.

Varios quiosqueros señalaron que no habían querido reservar para los clientes que se lo habían pedido porque cuentan con que recibirán nuevos aprovisionamientos en las próximas horas o en los próximos días.

La viñeta vuelve a dar protagonismo a Mahoma, esta vez representando a un Profeta que llora y sostiene el cartel 'Yo soy Charlie'.

El titular refleja sin embargo la actitud que el semanario ha querido adoptar frente al terrorismo: 'Todo está perdonado', y es que la revista no quiere ceder su lápiz al chantaje de los yihadistas, la redacción reivindica con este perdón que son ellos como eligen hacer su trabajo.

La portada ha salido de la pluma del dibujante Luz, que se emociona al recordar su inspiración.

Apenas se ha conocido el conocido, el principal líder religioso de Egipto ha advertido de que la edición provocará una nueva ola de odio en el mundo musulmán. Los humoristas defienden que además de las caricaturas de Mahoma, las ocho páginas incluyen viñetas burlándose de políticos y de otras religiones.

Custodiados por la policía, los 25 supervivientes del ataque han diseñado el nuevo número entre el dolor por la muerte de sus compañeros y la alegría por su publicación