¿“Plantaron” la mochila de Lola?

A 150 metros de los lugares donde se hiceron intensos rastrillajes cuando pasaron dos semanas encuentran la pertencia de la menor asesinada enterrada. ¿La puso ahí el asesino?
Miércoles 14 de enero de 2015
La mochila que llevaba Lola Chomnalez, la adolescente argentina que fue asesinada en una playa del departamento uruguayo de Rocha, fue encontrada hoy en cercanías al lugar en el que apareció su cuerpo y la policía ahora busca a un changarín que podría aportar datos en la causa.

Así lo informó el director de Investigaciones de la Jefatura policial de Rocha, Rubén Olivera, quien precisó que ahora están tras el cuchillo con el que agredieron a la joven, dado que podría tener huellas del homicida.

La Policía uruguaya está concentrada en ubicar al hombre que estuvo en la localidad de Valizas el fin de semana cuando mataron a Lola.

Se cree que el hombre, que habría viajado a Montevideo luego de ese fin de semana, podría aportar importantes datos en torno al crimen y a sus responsables.

La mochila, según informaron fuentes policiales, se encontraba enterrada en la arena a unos 150 metros de donde el 30 de diciembre pasado fue hallado el cuerpo de la chica, en una playa de la localidad de Valizas.

La mochila contenía los 2.500 pesos uruguayos que de acuerdo con la familia de Lola llevaba cuando salió a caminar, además de un libro del escritor Julio Cortázar.

El hallazgo del bolso de la chica con el dinero podría poner en duda una de las hipótesis más fuertes que se manejaban, que es la de un crimen cometido en el marco de un robo.

En el lugar en el que encontraron la mochila trabajaron efectivos de la Policía Científica y de Delitos Complejos de la Policía uruguaya, enviados desde la ciudad de Montevideo.

La instrucción fue tomada en las últimas horas por la jueza titular de Rocha, Silvia Urioste, luego de que la subrogante Marcela López haya actuado en los primeros días después de la investigación.

La jueza López renunció el jueves pasado, antes de culminar su período como subrogante, tras alegar problemas médicos y que trascendieran serias diferencias con el accionar de la Policía de Rocha.

Urioste y la fiscal Gabriela Sierra, quien también es nueva en la investigación, tomaron contacto por primera vez en la tarde de este martes con el expediente, después de dos semanas en las que más de una decena de personas fueron detenidas y liberadas.