"Maravilla" Martínez "noqueó" a Iliana Calabró

El ex campeón mundial de peso mediano del CMB Sergio "Maravilla" Martínez dijo que la actriz, con quien se lo vinculaba sentimentalmente, "tiene más años que la escarapela".
Miércoles 21 de enero de 2015


El ex campeón mundial de peso mediano del CMB Sergio "Maravilla" Martínez disparó que Iliana Calabró, con quien se lo vinculaba sentimentalmente, y la diva Susana Giménez, otro de sus supuestos "affaires", "tienen más años que la escarapela".

El boxeador fue comentario de todos cuando, invitado a una función de la obra "Family Disfuncional", le dio un beso más que apasionado a Iliana Calabró, tras lo cual se corrieron rumores de un supuesto romance entre ellos.

Pero esto quedó truncado por un audio que se dio a conocer en el ciclo "Intrusos", donde se escucha al ex campeón cuando se burla de estos rumores.

"Te soy honesto y sincero yo también me enteré por los programas de chimentos que parece que estoy en pareja con la hija de Calabró", se escucha primero y después de fondo aparecen las risas tras lo cual él dice: "Se ríe mi madre acá".

Después se escucha a la madre que le comenta "encima es más vieja que vos".

"Claro, tiene más años que la escarapela, entre ella y Susana Giménez... La próxima novia que me voy a buscar es Mirtha Legrand,ya que estamos", comentó el boxeador de manera burlona.

Desde el piso del programa, la hermana de la vedette, Marina Calabró, indignada por los dichos del boxeador, recordó que él ya se había hecho algún comentario despectivo a la edad de Susana y agregó: "Me parece de poco hombre, más allá de que poco elegante y poco caballero".

"El que estuvo sobre ese escenario a los besos limpios, buscando prensa para tu stand up, al que seguramente no va nadie, fuiste vos", disparó.

Y agregó: "Esto de hacerte el sorprendido de decir 'me enteré por los medios que salía con la hija de Calabró', como si ella no tuviera nombre propio. Hace más de 30 años que trabaja en esto y es la señora Iliana Calabró. A vos el término 'señor' te queda evidentemente enorme. Es una sucesión de frases desafortunadas, dichas en complicidad con una madre, de la cual me extraña porque esperaba otra empatía de género".