Explosión en una Maternidad: 58 heridos y 7 muertos

Viernes 30 de enero de 2015
Una maternidad de Ciudad de México quedó devastada este jueves por una explosión de gas en la que murieron dos bebés y una enfermera y que dejó además 73 heridos, llevando a las madres convalecientes a tener que proteger con sus cuerpos a sus recién nacidos.

El hospital materno infantil Cuajimalpa, en el extremo suroeste de la capital, quedó convertido en una montaña de escombros por la explosión de un camión cisterna de gas alrededor de las 07H15 locales, cuando afortunadamente todavía faltaban muchos trabajadores y pacientes por llegar.

Del centenar de personas que había en el centro, algunas sintieron el fuerte olor a gas y lograron escapar antes del estallido, pero muchas otras no pudieron evacuar a tiempo esta clínica pública a la que acuden mujeres embarazadas de pocos recursos.

"Estuvimos bajo los escombros 10 minutos", relató temblorosa a periodistas Ivonne Ortega, una de las enfermeras que resultó lesionada al negarse a salir sin los bebés a su cargo. "Estábamos pensando cómo sacarlos y en seguida fue todo: la explosión, el ruido, la oscuridad", narró.

"Bajo los escombros me acuerdo de los llantos de los bebés, de los gritos de mis compañeras. Todavía estoy en shock. Fue una pesadilla, pero doy gracias de haber salido de ahí. Es como volver
a nacer", reconoció al abandonar con un brazo inmovilizado el hospital donde fue tratada.

En medio del desastre, y tras una confusión con la cifra de fallecidos, las autoridades locales reportaron oficialmente la muerte de una enfermera y de un bebé. En la tarde el alcalde, Miguel Ángel Mancera, confirmó el fallecimiento de otra recién nacida en la clínica donde era tratada.

Otras 73 personas siguen siendo atendidas por heridas, entre ellas nueve bebés y siete adultos en estado grave, según el último reporte de la Secretaría de Salud local.


Madres salvando a sus hijos

Las autoridades creen que la fuga se originó por un problema en la manguera del camión cisterna, que estaba abasteciendo de gas al hospital.

Testigos vieron a los operarios tratando desesperadamente de tapar el escape. Pero ni ellos ni los bomberos que llegaron al lugar pudieron evitar la explosión que desmoronó la maternidad, que atendía a una veintena de mujeres embarazadas o que acababan de dar a luz.

Mi esposa "protegió al bebé, lo abrazó entre sus brazos y a ella se le cayó el techo encima", explica José Miguel Venegas, cuyo tercer hijo acababa de nacer la noche del miércoles.

La mujer de Venegas sufrió cortes en la cara y el bebé se encuentra en la incubadora de otro hospital, explica este padre indignado con las autoridades. "No entiendo por qué Protección Civil no los sacó antes. Primero sacaron a los visitantes, a las mamás las dejaron al último", denunció.

Venegas relata el momento en que su mujer logró abandonar el hospital descalza y con su hijo en brazos. "Cuando la vieron, fueron a socorrerla porque el bebé estaba todo lleno de sangre, pero era la sangre de mi esposa", explicó.

Tras el estallido, equipos de rescate iniciaron una dramática búsqueda con la ayuda de perros para encontrar a supervivientes. Caída la noche, decenas de especialistas y agentes seguían con las
labores aunque la alcaldía no tiene oficialmente ningun reporte de desaparecidos.


Operadores detenidos

Entretanto, las autoridades detuvieron a los tres operadores del camión de la compañía Gas Express Nieto, que resultaron heridos, para investigar las causas exactas del estallido.

La fiscalía capitalina dijo que indagará por qué no fue cerrada la válvula del camión que liberaba el gas, lo cual hubiera frenado la fuga.

El alcalde explicó que esta compañía trabaja con la ciudad desde 2007 y abastece a 31 hospitales sin que hubieran incidentes previos.

Sin embargo, medios locales recordaron que Gas Express Nieto -que en su sitio electrónico se considera una de las cuatro mayores distribuidoras mexicanas de gas- protagonizó otro accidente en julio de 2014 cuando uno de sus camiones chocó en una vía del estado de Querétaro (centro) causando tres muertos.

El presidente Enrique Peña Nieto y su esposa, la exactriz de telenovelas Angélica Rivera, visitaron a algunos de los heridos para expresarles su solidaridad. También el papa Francisco elevó plegarias para las víctimas y sus familiares.

En México han ocurrido recientemente otros accidentes por explosiones de gas con decenas de víctimas mortales como el que ocurrió en 2013 en la sede de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) en Ciudad de México, que dejó 37 muertos.

Otra tragedia que también afectó a menores fue la de la Guardería ABC, en Hermosillo (noroeste), donde 49 bebés y niños murieron en 2009 por un incendio en un almacén contiguo al centro escolar.