Aníbal defendió postulación de Roberto Carlés a la Corte Suprema

El secretario general de la Presidencia defendió nuevamente la postulación del abogado penalista. Hay que trabajar, hablar con conciencia, y tratar de llegar al punto que corresponde, que es la responsabilidad de los argentinos de cumplir con las leyes y tener una Corte como corresponde, que es con 5 miembros", dijo.
Viernes 30 de enero de 2015
El secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, defendió nuevamente la postulación del abogado penalista Roberto Carles a la Corte Suprema de Justicia y afirmó que pidió que se hagan pericias para determinar si el ministro Carlos Fayt, de 97 años, "conserva la idoneidad" para continuar en el máximo tribunal.

Cuando se le preguntó sobre la denuncia de la oposición respecto de que el Gobierno propuso a Carles como miembro de la Corte para "distraer la atención" por el impacto político de la muerte del fiscal Alberto Nisman, Fernández sostuvo: "Es una estupidez como de costumbre, no se les cae una idea ni a garrotazos".

En declaraciones a la prensa al arribar a la Casa Rosada, el funcionario sostuvo que "hay que tener una Corte como corresponde con cinco miembros" e incluso recordó que pidió a la Comisión de Juicio Político del Congreso que haga pericias para determinar si "Fayt, a sus 97 años, conserva su idoneidad" para desempeñarse como ministro del máximo tribunal.

Fernández rechazó que el Gobierno quiera "imponer" el reemplazante de Zaffaroni en el máximo tribunal de Justicia, y apuntó contra la oposición por las críticas a la postulación de Carles.

"Es una estupidez, como de costumbre, no se les cae una idea ni a garrotazos. Imponer es algo que uno quiere poner por la fuerza, contra la voluntad de los otros, sin derechos, pareciera ser. Pero es la propia Constitución la que dice cómo se seleccionan los jueces, autolimitados por Néstor Kirchner que habla de audiencias públicas, en el cual define cómo se debe hacer", señaló.

El funcionario dijo que el rechazo de la oposición "es un intento de sacarle ventaja a la politiquería", y afirmó que, a pesar de que en el Senado las fuerzas opositoras firmaron en noviembre un acuerdo para evitar que la presidenta Cristina Fernández designe al nuevo integrante de la Corte, el oficialismo tiene "habilidad" para alcanzar acuerdos.

"Es una habilidad nuestra, que es tratar de 'muñequear' de la mejor manera para conquistar el consenso con el resto de los bloques. Hay que trabajar, hablar con conciencia, y tratar de llegar al punto que corresponde, que es la responsabilidad de los argentinos de cumplir con las leyes y tener una Corte como corresponde, que es con 5 miembros", dijo.

En tal sentido, el ex jefe de Gabinete volvió a poner el foco en Carlos Fayt, recordó que el año pasado solicitó una investigación para evaluar "si mantiene su idoneidad" para desarrollar su tarea como magistrado, y dijo que, si no es así, la Corte estaría funcionando con tres miembros.

"Yo presenté un escrito, está en la comisión de juicio político, y espero que lo trate, en el cual pido que se le hagan las pericias para saber si el mal desempeño del que habla la Constitución también se expresa cuando uno que fue idóneo ha perdido su idoneidad. Y yo no sé si él, a los 97 años, conserva su idoneidad. Y es lo que estamos esperando saber", aseveró. Fernández dijo que sería "una locura" que la Corte funcione con tres miembros, y en ese sentido, rechazó que la juventud de Roberto Carles, de 33 años, sea un impedimento para llegar al máximo tribunal.

"La idoneidad no es eso. Soy amante de que participe la juventud, siempre y cuando sea idónea. Las referencias pueden ser montones", señaló, y puso como ejemplo al ex presidente Raúl Alfonsín, y su actuación como diputado en los años '60 con tan solo 34 años.

Además, Fernández citó al ex ministro de la Corte, Julio César Oyhanarte, quién afirmaba que un magistrado "tenía que tener capacidad intelectual, pero aparte, tenía que tener sensibilidad profesional, capacidad política y cabeza de estadista. Pero además, tenía que tener afinidad política".

"Afinidad, no sumisión. Y eso es lo que uno está buscando cuando discute este tipo de cosas. La mayoría de los miembros son políticos, y si no miremos los Estados Unidos, que son quienes inventaron esta situación, y como discuten entre unos y otros cuando tienen que cambiar un miembro de la Corte", concluyó.