Uruguay niega haber expulsado a un diplomático iraní

El diario Haaretz de Jerusalén había dicho que Cancillería expulsó hace dos semanas a un alto funcionario de la embajada de Irán en Montevideo por estar vinculado con la colocación de una bomba en las inmediaciones del World Trade Center (WTC), cerca de la embajada de Israel.
Viernes 6 de febrero de 2015

El diario Haaretz de Jerusalén informó que Cancillería expulsó hace dos semanas a un alto funcionario de la embajada de Irán en Montevideo por estar vinculado con la colocación de un artefacto explosivo en las inmediaciones del World Trade Center (WTC), cerca de la embajada de Israel, el pasado 6 de enero.Sin embargo en el gobierno uruguayo, tanto el actual como el entrante, niegan la información. La versión del diario israelí es que en una de las cámaras se advierte al diplomático colocando la bomba.



Desde el Ministerio del Interior calificaron de "bolazo" esa información. Por su parte, integrantes del gobierno entrante afirmaron lo mismo. Aseguran que no es real que se haya expulsado a nadie. De todas formas, nadie quiere declarar eso.Al ser consultado por El Observador, el canciller Luis Almagro decidió no contestar. Según Haaretz las investigaciones fueron sido llevadas a cabo por la Inteligencia uruguaya y antes de la expulsión del funcionario el gobierno uruguayo habría consultado al gobierno iraní sobre el tema, y luego tomó la decisión. Esa versión afirma que las autoridades uruguayas resolvieron no hacer pública la información y mantener perfil bajo sobre el tema.

Las fuentes del Ministerio del Interior indicaron a El Observador que desde la Dirección Nacional de Inteligencia “no existen datos sobre la supuesta vinculación del funcionario iraní con la colocación del explosivo”. Además se indicó que las cámaras de seguridad del WTC tampoco lograron captar al funcionario mencionado por Israel en las inmediaciones del complejo de edificios el día se colocó artefacto.Haaretz agrega que hace dos semanas fue asesinado un líder de la milicia Hezbollah y un general iraní en un ataque atribuido a Israel, y como represalia podrían atacar a las embajadas de este país en el extranjero, las cuales están todas en alerta.Además, el medio indica que

Irán y Hezbollah tienen una organización terrorista bien establecida en América del Sur, cuyos miembros son emigrantes libaneses chiítas, quienes habrían llevado a cabo el atentado a la sede de la AMIA en 1994 en Buenos Aires, donde murieron 85 personas. Parte de esta organización estaría involucrada con embajadas iraníes en donde se reclutarían personas para cometer estos ataques.El líder del Partido Colorado, Pedro Bordaberry, dijo que convocará al Parlamento al ministro de Defensa y al canciller, para que expliquen el episodio.