Autor de ataques terroristas en Copenhague fue abatido por la policía

La víctima, quien abrió fuego contra las fuerzas de seguridad, sería el responsable de los tiroteos en un evento a favor de la libertad de expresión y en una sinagoga.
Domingo 15 de febrero de 2015

Dos tiroteos en un café y una sinagoga de la ciudad danesa de Copenhague dejaron el sábado tres muertos, uno de ellos el posible autor de los hechos según la policía danesa, y cinco policías heridos.

En el primero de los tiroteos, un civil murió y tres policías resultaron heridos después de que un hombre enmascarado disparase durante un evento en el que se encontraba el artista sueco Lars Vilks, amenazado de muerte desde hace años por haber caricaturizado al profeta Mahoma.

Vilks, que era el principal ponente de una conferencia sobre la libertad de expresión, resultó ileso, al igual que el embajador francés François Zimeray.

Las autoridades dijeron que el sospechoso escapó en un automóvil que pasaba por el lugar. Horas después hubo disparos en una sinagoga, ya en domingo, en los que otro civil murió por un disparo en la cabeza y dos policías fueron heridos.

La policía danesa lanzó un enorme despliegue para capturar al autor de los tiroteos empleando helicópteros y vehículos blindados por las normalmente tranquilas calles de Copenhague.

Sobre las 5 GMT, la policía dijo que había disparado y luego confirmado la muerte de un hombre en Norrebro, un barrio de Copenhagen no lejano a los lugares en los que se produjeron los ataques.

"Asumimos que se trata del mismo culpable en los dos incidentes (...) que fue abatido por la policía", dijo el inspector de policía Torben Molgaard Jensen a periodisas.

La primera ministra Helle Thorning-Schmidt dijo que Dinamarca se encontraba en alerta máxima después del "ataque terrorista" que la policía dijo que tenía como blanco al artista Lars Vilks, quien generó controversia en el 2007 al publicar dibujos que mostraban al profeta Mahoma como un perro.

El café del primer ataque había organizado un evento cultural llamado "Arte, Blasfemia y Libertad de Expresión". El embajador francés en Dinamarca, Francois Zimeray, quien asistió al encuentro, comparó el tiroteo con el ataque al semanario satírico Charlie Hebdo en París, realizado por milicianos islamistas y que dejó a 12 personas muertas el mes pasado.

"Estamos seguros ahora de que fue un ataque por motivos políticos, y por lo tanto fue un ataque terrorista", dijo Thorning-Schmidt a periodistas cerca del lugar del ataque.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo que fue "otro brutal ataque terrorista dirigido contra nuestros valores y libertades fundamentales, incluida la libertad de expresión".

Testigos dijeron que uno o más hombres armados intentaron entrar al recinto en el que se celebraba el evento disparando antes de que los guardias respondieran al ataque.

"Escuché que alguien disparaba con armas automáticas y alguien gritaba. La policía respondió al fuego y me escondí detrás de la barra. Fue surrealista, como en una película", dijo Niels Ivar Larsen al canal de televisión danés TV2.

"Aún estoy un poco atónito. Yo estaba adentro, acababa de sentarme después de mi discurso y luego escuché los disparos", dijo el embajador francés al canal de noticias francés TF1.

"Todos nos arrojamos al suelo al escuchar los disparos e intentamos protegernos, y nos arrastramos a la salida de emergencia", agregó Zimeray.

Informaciones de prensa y testigos en Twitter describieron el ataque diciendo que se dispararon entre 20 y 40 disparos con un arma automática. Imágenes de televisión mostraron las ventanas del centro artístico y del café llenas de agujeros de balas.

"Los guardias de seguridad gritaron '¡Salgan todos!' y nos empujaron afuera de la sala", dijo a Reuters Helle Merete Brix, organizadora del evento. "Ellos intentaron entrar disparando a la sala de conferencias (...) yo vi a uno de ellos pasar corriendo, usando una máscara. No hay forma de poder describir su cara", agregó.

El técnico en sonido Palle Vedel dijo al canal de noticias danés DR que la reunión había sido inaugurada por el embajador francés, quien elogió a Dinamarca por su respaldo luego del ataque contra Charlie Hebdo.

Dinamarca se convirtió en blanco de ataques hace 10 años cuando el diario Jyllands-Posten publicó caricaturas que se burlaban del profeta Mahoma, imágenes que provocaron protestas en todo el mundo musulmán, algunos de ellos terminaron con personas fallecidas.

"Antes de que el embajador tuviese la oportunidad de dar paso a Lars Vilks, la reunión fue interrumpida cuando uno o más hombres comenzaron a disparar contra el café", dijo Vedel.

La policía dijo que el civil muerto era un hombre de 40 años.

La policía de Suecia dijo que guardaespaldas suecos acompañaban a Vilks al momento del tiroteo, en tanto, autoridades del sur de Suecia dijeron que estaban ayudando a la policía danesa.

Suecia está conectada con Dinamarca por un puente y el tráfico a través de él generalmente está libre de revisiones.

Diecisiete personas murieron en París en tres días de violencia, que comenzaron con el ataque perpetrado el 7 de enero por dos islamistas en las oficinas del semanario satírico Charlie Hebdo que había caricaturizado a Mahoma y en el que 12 personas perdieron la vida.

Vilks generó cierta polémica en 2007 al publicar caricaturas del profeta Mahoma como un perro, que provocaron una oleada de amenazas por parte de grupos islamistas.

El artista ha recibido varias amenazas de muerte y ha vivido bajo una constante protección de la policía sueca desde 2010. Hace dos años, una mujer estadounidense que se hacía llamar "yihad Jane" fue condenada a 10 años de prisión por conspirar para matarlo.