Cristina: "El Partido Judicial se ha independizado de la Constitución"

En su discurso, la presidenta criticó con dureza a la Justicia.
Domingo 1 de marzo de 2015

La presidenta Cristina Kirchner acusó a un sector del Poder Judicial de conformar un "partido" independiente de la Constitución y de las leyes, criticó a la Corte Suprema por su actuación en los atentados a la AMIA y a la Embajada de Israel, y defendió de manera enfática el país que dejará cuando finalice su mandato en diciembre.

"Yo no dejo un país cómodo para los dirigentes, dejó un país cómodo para la gente", enfatizó Cristina Kirchner sobre el cierre de un discurso que batió su propio récord de extensión, y advirtió: "Va a ser muy incómodo si piensan sacar derechos que ha ganado la gente, si piensan volver a privatizar Aerolíneas Argentinas e YPF o negar a los jubilados los dos aumentos anuales".

En su último mensaje ante la Asamblea Legislativa, la mandataria también señaló ante precandidatos presidenciales del oficialismo y la oposición que "no va a ser un país cómodo para los dirigentes políticos que quieren cambiar todo" y dijo que "sería bueno que expliquen también qué es lo que quieren cambiar" a partir de diciembre próximo.

En tres horas y cuarenta minutos de discurso, que una multitud siguió desde la Plaza del Congreso, la Presidenta criticó con dureza a sectores del Poder Judicial, incluida a la Corte Suprema, al tiempo que anunció que enviará al Congreso un puñado de proyectos de ley: tres para fomento de la industria y uno por el que se creará la empresa estatal Ferrocarriles Argentinos.

El tramo más enfático fue cuando defendió su gestión y su trayectoria política en el caso AMIA: en ese contexto lamentó la muerte del fiscal Alberto Nisman y destacó que en las oficinas del fallecido funcionario se encontraron documentos que contradicen la denuncia que en su momento presentó en su contra por presunto encubrimiento del atentado.

"Son Nisman versus Nisman", advirtió en referencia a la documentación que luego quedó en poder del juez federal Daniel Rafecas, al tiempo que apuntó contra "servicios de inteligencia que encubrieron y no permitieron que se supiera la verdad", en medio de la pulseada con el exespía Antonio "Jaime" Stiuso.

La jefa de Estado fue muy enfática al defender su trayectoria en el reclamo de Justicia por el atentado a la AMIA y se encolerizó luego de que desde las bancas de referentes opositores aparecieran carteles con la leyenda: "AMIA. Apertura de archivos".

"¡Pueden bajar los carteles! ¡No necesito carteles! ¡De la AMIA hablo desde 1994! ¡Con la AMIA estoy desde 1996 cuando denuncié a (Juan José) Galeano y a todos los que encubrieron!", enfatizó Cristina Kirchner alzando la voz y recordó, además sus reiterados mensajes ante las Naciones Unidas "reclamando que se haga Justicia como no lo hizo ningún presidente argentino".

A la Corte Suprema le apuntó en varios tramos de su discurso delante de su presidente Ricardo Lorenzetti, que estaba en el auditorio y se mostró molesto.

Acusó al máximo tribunal de ser responsable de demorar el inicio del juicio oral por encubrimiento en la causa AMIA, así como por inacción en la investigación por el ataque a la Embajada de Israel.

"¿Alguien le puede informar a esta Presidenta cuál es el resultado de esta investigación que llevó adelante la Corte del atentado de la Embajada de Israel? ¿Quiénes son los condenados? ¿Cuáles son los procesados? ¿Qué fue lo que pasó? ¿Y me puede informar por qué el Estado de Israel no reclama por la Embajada y sí por (el atentado a) la AMIA?", preguntó Cristina Kirchner, quien además anunció que pedirá a Israel que "venga a testimoniar aquí el exembajador Itzjak Aviran".

Al mismo tiempo, se mostró en desacuerdo con un fallo que bloqueó la posibilidad de juicios por presuntas torturas a excombatientes de Malvinas y hasta le recriminó al organismo que encabeza Lorenzetti que si se aplicara un índice que calculó en un fallo para la actualización de las jubilaciones, los aumentos de haberes hubieran sido mucho menores a los que determina la actual ley.

En cuanto al Poder Judicial, insistió ante la mirada atenta de Lorenzetti que un sector de los magistrados quieren convertirse "en un partido" que se "independizó de la Constitución y de las leyes".

"Hay que ser independiente del poder político, hay que ser independiente de los poderes concentrados de la economía pero de lo que no puede ser nunca independiente el Poder Judicial es de la Constitución, de las leyes, de los códigos de forma y de los códigos de fondo: no pueden firmar cualquier cosa", enfatizó Cristina Kirchner.

Advirtió, además, que "últimamente el Partido Judicial se ha independizado de la Constitución, de las leyes, de los códigos, de todo el sistema normativo vigente y entonces sustituye lo que es una función específica del Poder Ejecutivo votado por el pueblo y también de ustedes, del Poder Legislativo".

La jefa de Estado señaló que la Corte Suprema declaró "constitucional" a la Ley de Medios, pero se quejó de que "hoy está vuelta a ser suspendida por esa suerte de derecho cautelar delivery que se ha creado en un sector del Poder Judicial que se ha convertido en un partido".

En ese contexto, defendió cada una de las áreas de gestión y apuntó contra la oposición política en varias oportunidades: denunció que los fondos buitre fueron "apoyados internamente" y tildó de "estúpidos" a detractores de los acuerdos que firmó con China.

"No se puede ser tan estúpido, tan colonizado mentalmente, tan subordinado mentalmente, tan chiquito de neuronas. Por favor. ¿Dónde van a venir los chinos? ¿Qué miedo les tienen?", se preguntó la mandataria, en alusión al temor planteado por los empresarios a una supuesta invasión de productos chinos que afecte a la producción local.

En cuanto a la economía, aseguró que el Gobierno desendeudó "definitivamente a la República Argentina" y destacó que "ya nunca será necesario tomar deuda para pagar vencimientos, sino que se lo hará para obras".

Cristina resaltó, en este camino, logros de su equipo económico "contra las falsas expectativas que se generaron con todos los tipos de dólares" y comparó la "ofensiva internacional"sufrida por el Gobierno de su esposo, Néstor Kirchner, "con el FMI" con la de su gestión, "con los fondos buitre".

Remarcó también que "durante todo el 2014 la gente vivió asustada" por pronósticos económicos negativos que finalmente no se cumplieron y que por eso primero retrajo el consumo pero luego revirtió esa tendencia .

Para la mandataria, "auguraban un diciembre de saqueos, sin luz" y también parecía "que nos iban a violar a todos", pero remarcó en el último mes de 2014 "la gente se volcó masivamente a gastar lo que había amarrocado": "Por eso las ventas para navidad, para las Fiestas y la gente inundando los destinos turísticos del país", enfatizó.