Incidentes en Laferrere - Dock Sud: dirigentes rehenes de barras

Sergio Luongo, vicepresidente de Laferrere, y Aníbal Campanini, presidente de Dock Sud, dieron detalles de los hechos ocurridos.
Martes 3 de marzo de 2015
Sergio Luongo, vicepresidente de Laferrere, habló con Argentina Despierta sobre los violentos incidentes ocurridos en el encuentro ante Dock Sud.

“El año pasado pasó algo similar pero en la cancha de Dock Sud pero no fue una respuesta a aquel hecho. Esto comenzó con incidentes con la Policía y algunos inadaptados comenzaron con los piedrazos. Al ver esto, la gente que estaba adentro rompió un portón y salió a la calle y allí comenzó el caos que ahora tenemos que lamentar”, comentó el dirigente.

“Este es un club de ascenso que lo hacemos entre todos. Con los que son hinchas de verdad convivimos. Ahora con esta gente, la verdad que no. Vienen los días de partido en mal estado, es el mal que tenemos los clubes del ascenso”, explicó Luongo.

Ante la consulta de Chiche Gelblung sobre el operativo policial, el vicepresidente de Laferrere afirmó: “Los organismos de seguridad nos mandan un fax diciendo cuantos policías disponen para el operativo y nosotros vamos al banco y pagamos el operativo. En este caso hubo 180 policías, que son suficientes para controlar un partido normal. Pero en este caso quedó demostrado que fue insuficiente por los desmanes que hubo. En un momento había 50 efectivos de Gendarmería y no podían contra 2000 hinchas que estaban tirando piedras y se les venían encima”.

Luego, Aníbal Campanini, presidente de Dock Sud, explicó la situación que debieron vivir en el estadio de Laferrere. “Estábamos cinco dirigentes, el cuerpo técnico y los jugadores. Quiero sacar de todos estos problemas a los dirigentes de Laferrere porque nos trataron de maravillas pero, como siempre digo, los dirigentes poco pueden hacer en este caso. Lo de ayer (lunes) fue un poco de casualidad porque nació de una interna de ellos, comenzaron a pelearse y luego se enfrentaron con la Policía. Por suerte la Policía nos sacó a la media hora de terminado el partido. Algunos parciales, que eran un poco más tranquilos, nos miraban pero nos fuimos sin problemas. Los jugadores debieron esperar más de una hora en el vestuario”.

“Qué pueden hacer los dirigentes de Laferrere que se comportan bien con nosotros, pagan más de 30 mil pesos de operativo que para un club del Ascenso es mucha plata, y después todo se desbanda”, finalizó el dirigente.