Boca no pudo aguantarlo y empató con Colón

Boca Juniors igualó con Colón de Santa Fe por 1 a 1, en un partido disputado en el marco de la cuarta fecha del torneo de Primera División "Julio Humberto Grondona", disputado en el "Cementerio de los Elefantes".
Domingo 8 de marzo de 2015

Boca Juniors careció de eficacia para poder definir un partido que le fue favorable durante gran parte del trámite, y terminó igualando esta noche 1 a 1 con Colón de Santa Fe en un partido correspondiente a la cuarta fecha del Torneo de Primera División "Julio Humberto Grondona".

El gol del "xeneize" lo marcó el delantero Juan Manuel Martínez, a los 35 minutos del primer tiempo, mientras que Cristian Guanca, a los 23 del complemento, marcó el empate para el "sabalero".

De esta manera, Boca quedó como único escolta del solitario líder Rosario Central, ya que el "xeneize" acumula 10 puntos y el "canalla" totaliza 13.

El equipo "xeneize" comenzó ganando con el gol marcado por Juan Manuel Martínez, a los 35 minutos del primer tiempo, pero en el complemento igualó el juvenil Cristian Guanca, a los 23, con un tremendo zapatazo.

Desde el planteo inicial se presumió que Boca iba a ser el dominador del trámite del partido, como fue en el primer tiempo, porque apostó por tres delanteros como "Burrito" Martínez, Calleri y Palacios, y Colón -siendo local- apenas colocó al solitario Alario en el ataque.

Boca hizo circular el balón desde la impronta de Fernando Gago, y con la rotación del uruguayo Lodeiro, quien se colocó detrás de la línea de los mediocampistas locales, y desde allí fue el que se asoció con precisión a los delanteros.

A los 11, con un poco de fortuna, el arquero Broun le tapó una entrada a Calleri, tras pase de Palacios, y así Boca comenzó a avisar sus pretensiones.

Colón se replegó en demasía, pero siempre en tarea defensiva, no obstante, quedó expuesto y con un escalonamiento muy flojo que le permitió a Boca ganar en cada sector.

El "Mago" Ramírez estuvo muy discontinuo y solo el uruguayo Eguren ofreció sacrificio en la recuperación, mientras que Boca fue un conjunto de muy buenas opciones, pero siempre la fortuna estuvo del lado "sabalero".

Pero a los 35 Gago clarificó la jugada, habilitó a Palacios por la izquierda, y el delantero cambió para Martínez, quien le ganó la posición a un desconcertado Bittolo y tras eludir a Broun, abrió el marcador.

De esa manera Boca justificó el dominio que tuvo en el campo de juego, por creatividad, actitud y peso individual, para así hacer de Colón un mero partenaire.

Demasiado refugiado en su área, Colón casi no sabía lo que era cruzar la mitad de la cancha, y en el final fue Calleri el que desbordó por la derecha, cedió atrás para Lodeiro, pero el "charrúa" elevó el remate.

Colón consiguió algo

Para el complemento Colón se adelantó un poco en el terreno, con Ledesma como estandarte y en ese sentido el local supo aprovechar el desconcierto que por momentos evidenció Boca.

Es que el "xeneize" se mostró algo cansado en los primeros minutos del complemento, y a los 20 Ledesma tuvo una ocasión, con un remate desde afuera del área que rebotó en Marín y casi se le mete a Orión.

El cambio que realizó Javier López de Guanca por Ramírez le dio réditos casi como un "cheque al portador", porque en la primera pelota que tocó el exChacarita, sacó un tremendo zurdazo desde afuera del área y hizo estéril la estirada de Orión para transformarse en el empate.

Colón, ahí, decidió que partido había terminado, porque trató de achicar los espacios, redujo el error, y Boca tardó unos minutos para retomar el dominio.

Cuando el equipo de Arruabarrena reaccionó, todo fue color azul y amarillo, porque además Daniel Osvaldo suplió a Palacios y ahí el juego "xeneize" fue decididamente ofensivo.

Osvaldo lo tuvo en dos claras ocasiones, a los 38 y 39 minutos, pero su propia impericia hizo que elevara los remates, cuando la valla de Colón ya estaba casi sin reacción.

Las ideas se nublaron en los minutos finales, tanto de un lado como del otro, pero apareció Calleri y tuvo un mano a mano clarito, que Broun despejó con el rostro, para asegurar la definitiva igualdad.