Tráfico de oro

Aduana secuestró lingote de 26 kilos, de valor histórico.
Lunes 16 de marzo de 2015

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), a través de la Dirección General de Aduanas, secuestró en la madrugada un lingote de oro de 26 kilogramos que estaba oculto en un automóvil procedente de Paraguay y estaría valuado en más de 20 millones de pesos. En una de sus caras, la pieza tiene inscriptas las leyendas "BANCO CENTRAL DEL PARAGUAY, AÑO 1824" y en la otra "RESERVA DEL ESTADO".

Ante la posibilidad de que la pieza tenga un gran valor histórico para la República del Paraguay, el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, le envió una nota a Carlos Gustavo Fernández Valdovinos, presidente del directorio del Banco Central de Paraguay y al embajador paraguayo en la Argentina, Nicanor Duarte Frutos, informándoles la novedad y así poder determinar el valor histórico de la pieza.

AFIP suspendió preventivamente la CUIT de las personas que transportaban el lingote de oro.

El descubrimiento se produjo en un control de rutina en el carril de ingreso al país en el Área de Control Integrado de la Aduana, Posadas-Encarnación, Puente San Roque González de Santa Cruz, provincia de Misiones.

El lingote tiene un corte que podría haber sido para determinar si realmente era lo que buscaba antes de comprar. De manera espontánea, uno de los detenidos dijo que él lo compró a unos indígenas por la suma de 250 millones de guaraníes (más de 50.000 dólares).

El lingote fue descubierto gracias al uso del escáner móvil de la Aduana, que permitió detectar un compartimiento debajo del asiento de un automóvil marca Ford modelo Escosport que provenía de Paraguay con dos ciudadanos paraguayos con nacionalidad argentina.

En las tareas de control, los funcionarios de la Aduana encontraron fajos de billetes por un total de $ 64.345, con cintas y sellos del Banco Santander y Banco de Córdoba.

Si bien resta determinar el valor histórico de la pieza, vale recordar que en la época de la guerra conocida como Triple Alianza - que enfrentó a la Argentina, Brasil y Uruguay contra Paraguay, entre 1865 y 1870- las personas con mucha fortuna enterraban sus pertenencias hasta poder recuperarlas cuando terminaran los enfrentamientos.

Por el hecho, interviene el Juzgado Federal de Posadas, Secretaria Nº 1, a cargo del Dr. Pablo Korol, quien ordenó la detención de los ciudadanos y el secuestro del lingote como así también del vehículo.