Bebé nació muerto y revivió con el calor de su madre

Jamie nació prematuro, los médicos informaron que había fallecido en el parto. Pero cuando Kate lo acostó en su pecho, se produjo el milagro.
Jueves 19 de marzo de 2015
Kate y David llevaban años buscando hijos. Después de tres años de intentarlo, ella quedó embarazada de mellizos. Los bebés nacieron prematuros, con siete meses de gestación, y los médicos le informaron que uno de ellos, Jamie, había fallecido en el parto. Pero cuando Kate acostó al pequeño en su pecho, éste empezó a respirar y mover las manos.

En ese momento, el bebé le tomó el dedo a David mientras la pareja lloraba de la emoción y los médicos y enfermeras no podían creer lo que había sucedido.

"Tras la noticia, David colapsó a mi lado. Tomé el bebé del doctor, lo desenvolví, le ordené a David que se sacara toda la ropa y que se subiera a la cama conmigo porque quería todo el calor corporal sobre él. Estaba frío y quería que estuviera tibio y vivo. Pusimos su piel contra mi piel y luego simplemente lo sostuve. Puse su cabeza sobre mi corazón para que escuchara mis latidos. Lloramos y lloramos. Le dijimos que tenía una hermana y que se llamaba Emily. Que ella estaba bien y que él tenía que cuidarla. Le dijimos que teníamos grandes planes para él y le hablamos de toda su familia. Y él se empezó a mover", relató Kate en un video que cuenta la increíble historia.

"Nunca lo soltamos y lo seguimos abrazando. Y luego abrió sus ojos. Y tomó el dedo de David. Puso su cabecita en mi pecho y miró a su padre", agregó la flamante madre.

"No los dejamos de tocar desde el momento que llegaron a casa, porque sabíamos lo valioso que era el contacto de piel a piel: fue lo que salvó su vida", explicó Kate sobre Jamie, quien ya tiene cinco años.