Una muerte dudosa

Turista francés fue hallado sin vida en hotel de Iguazú.
Lunes 23 de marzo de 2015
Un turista francés de 22 años apareció muerto en la pileta de un hotel en la localidad misionera de Puerto Iguazú y la justicia local investigaba este lunes si se trató de un homicidio o un deceso por accidente.

Los investigadores intentaban dilucidar si el joven, identificado como Nicolas Christopher Marie De Poux, de 22 años con residencia en París, se cayó al agua de manera accidental o si fue arrojado en medio de una discusión con otros estudiantes europeos al regresar de un boliche bailable.

El cuerpo sin vida del joven fue hallado a las 6:10 del domingo en la pileta del hotel El Libertador, ubicado en la intersección de las calles Bonpland y Perito Moreno, y la causa fue caratulada hasta el momento como "muerte dudosa".

Un empleado del hotel salió al patio en el inicio de su jornada laboral y de pronto divisó que una persona se encontraba en el agua sin movimiento, por lo que avisó a sus superiores, quienes llamaron a la Policía.

El joven había llegado el viernes último a la ciudad ubicada a 310 kilómetros al norte de Posadas (la capital provincial) para visitar las Cataratas del Iguazú, reconocidas como una de las Siete Maravillas del Mundo y Patrimonio de la Humanidad.

El cadáver fue examinado por el médico policial Guillermo Gambernini, quien luego de la primera inspección solicitó que el cuerpo sea sometido a la correspondiente autopsia, informó el diario El Territorio.

El estudio médico forense será realizado en el transcurso de este lunes en la capital provincial y su resultado será clave para el avance de la causa, que hasta el momento se instruye como "muerte dudosa".

En el lugar del hecho trabajó el personal de la Comisaría Primera y de la División Criminalística, con la intervención del Juzgado de Instrucción Tres, subrogado por Osvaldo Rubén Lunge, y la Secretaría Uno, a cargo de Fabián López, precisó el matutino.

Las primeras averiguaciones indican que el joven fallecido había llegado junto a un grupo de estudiantes de entre 18 y 25 años al Aeropuerto Internacional Puerto Iguazú y desde allí fueron trasladados en tres micros hasta el alojamiento que tenían reservado en el centro de la ciudad.

El contingente había salido a cenar el sábado en la noche y luego fue dirigido a un boliche de la ciudad, de donde regresaron al hotel cerca de las 4:00 de la mañana, algunos en aparente estado de ebriedad, relató al matutino una testigo identificada como Lucrecia.

Según precisó la testigo, ella pudo ver a Nicolas Christopher Marie De Poux discutir fuertemente con otro joven en los pasillos del hotel, aunque dijo no saber nada de las circunstancias en la que murió el turista francés.