Primeras imágenes del trágico vuelo de GermanWings

Señalaron, en un primer momento, que había 148 personas a bordo, antes de que Oliver Wagner, el presidente de la aerolínea, ofreciera un nuevo balance.
Martes 24 de marzo de 2015
Un Airbus A320 que transportaba a 150 personas entre Barcelona y la ciudad alemana de Dusseldorf se estrelló este martes en los Alpes franceses, sin dejar ningún superviviente.

"Entre las víctimas hay españoles (...), y pasajeros de otras nacionalidades, sobre todo alemanes y probablemente turcos. No habría ninguna víctima francesa, pero no tenemos ninguna certeza al respecto", indicó el presidente francés, François Hollande.

Por su parte, el primer ministro Manuel Valls afirmaba, refiriéndose a las posibles causas de lo ocurrido, que "no se puede descartar ninguna hipótesis".

Las autoridades franceses señalaron, en un primer momento, que había 148 personas a bordo, antes de que Oliver Wagner, el presidente de la aerolínea alemana Germanwings, que operaba el vuelo, ofreciera un nuevo balance.

El secretario de Estado francés de Transportes, Alain Vidalies, indicó que no había ningún superviviente entre los ocupantes del avión.

Los primeros familiares de las víctimas españolas llegaban, conmocionados, al aeropuerto de Barcelona, comprobó in situ un periodista de la AFP.

Una decena de personas se iba acercando, poco a poco, al mostrador de información de Swissport, el cual atiende a las compañías de bajo coste y en el que trabajaban tres empleados para varias compañías aéreas, entre ellas Germanwings.

Tres parejas y cuatro hombres solos intentaban obtener informaciones sobre el accidente, mientras un hombre de unos sesenta años, elegantemente vestido, trataba de ocultar sus lágrimas tras unas gafas redondas.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, afirmó estar "consternado" por la "tragedia" del accidente. Igualmente "consternada" se mostró la canciller alemana, Angela Merkel, que anunció que viajará el miércoles al lugar del accidente.

Hollande habló por teléfono con ella para expresarle "todo su apoyo". Y luego se reunió brevemente con el rey de España Felipe VI, que decidió anular la visita de Estado que había iniciado este martes en Francia.

En las escalinatas del Elíseo, el rey precisó que tomó la decisión junto con Hollande y tras una "conversación con el presidente Rajoy".

El avión de Germanwings, filial de bajo coste de la alemana Lufthansa, "se estrelló en el macizo de Estrop (...), una zona con nieve, inaccesible a los vehículos, pero que pudo ser sobrevolada por helicópteros", afirmó Vidalies, quien precisó que "las condiciones meteorológicas eran especialmente malas" en el momento del accidente.

La dirección de la aviación civil francesa explicó que la tripulación no había enviado ninguna llamada de emergencia, a pesar de lo indicado anteriormente.

"La tripulación no alcanzó a emitir la alerta 'Mayday'. Fueron los controladores aéreos quienes decidieron declarar que el vuelo estaba en emergencia ya que no había contacto", precisó.

Un testigo, que estaba esquiando cerca del lugar del accidente, contó a un canal de televisión francés que había "oído un enorme ruido".

Bomberos, gendarmes, personal médico y militares se dirigen hacia la zona del siniestro, precisó el portavoz del ministerio del Interior, Pierre-Henry Brandet.

"No conocemos los motivos de ese accidente (...) Hacemos todo lo posible para viajar al lugar de los hechos, entender lo que ocurrió y poder acoger a las familias de las víctimas en las mejores condiciones", afirmó Valls.

El ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, se disponía a viajar al lugar del siniestro, junto con la embajadora de Alemania en París, Susanne Wasum-Rainer.

"Es una tragedia, una nueva tragedia aérea, conoceremos todas las causas y, por supuesto, las comunicaremos" a las autoridades españolas, alemanas y a las familias, dijo Hollande.

Se trata de la primera catástrofe aérea en Francia desde que se estrelló un Concorde al despegar del aeropuerto de Roissy, el 15 de julio de 2000, dejando 113 muertos.

También es el accidente aéreo que dejó más muertos en el país desde el de un avión de la compañía Turkish Airlines, que causó 346 fallecimientos, el 3 de marzo de 1974, al norte de París.

Las acciones del constructor aéreo europeo Airbus cayeron este martes justo después de conocerse el accidente. A las 11H42 (10H42 GMT), la acción retrocedía un 1,17% a 59,30 euros, reduciendo un poco sus pérdidas tras haber retrocedido más de 2%.

El grupo Airbus afirmó no "tener ninguna información" hasta el momento sobre las circunstancias del accidente. Los Airbus A320 tienen capacidad para transportar a entre 150 y 180 personas.