Inundaciones en Chile: sube a siete número de muertos

"En la mañana informamos que teníamos cuatro personas fallecidas y 22 desaparecidos. A esta hora se han encontrado tres cadáveres adicionales", dijo el subsecretario del Interior, Madmuh Aleuy, al entregar un último reporte oficial.
Jueves 26 de marzo de 2015

El árido norte de Chile continuaba este jueves sufriendo aludes e inundaciones debido a las intensas e inusuales lluvias que afectan la zona y que provocaron al menos siete muertos y 19 desaparecidos.

"En la mañana informamos que teníamos cuatro personas fallecidas y 22 desaparecidos. A esta hora se han encontrado tres cadáveres adicionales", aún sin identificar, en la región de Atacama (800 km al norte de Santiago), dijo el subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy, al entregar un último reporte oficial.

Consecuentemente, la cifra de desaparecidos bajó a 19.

La presidenta visitaba esta tarde la zona de Chañaral, una de las más afectadas, luego de que en la noche del miércoles viajara a Copiapó para coordinar las tareas de emergencias.

"Lo importante hoy día es ayudar a las personas (...), entiendo su dolor pero estamos haciendo todo lo humanamente posible", dijo Bachelet ante los reclamos de damnificados al entrar a un albergue, mostró el canal local 24Horas.

A un año de asumir su segundo mandato al frente del país, la mandataria no logra superar un escándalo por los negocios de su hijo mayor y su índice de desaprobación alcanza el 60%, según una encuesta reciente.

El número de albergados, en tanto, alcanzaba a las 1.500 personas en Copiapó, capital de la región de Atacama, mientras que en la vecina ciudad de Antofagasta se registraban 619 albergados.

Después de varias horas de fuertes lluvias, las precipitaciones cedieron en las últimas horas, dejando al descubierto un panorama desolador en poblados como Chañaral, El Salado, Diego de Almagro,
Tierra Amarilla y Copiapó, en la región de Atacama, cuyas principales calles se convirtieron en ríos que arrastraron todo a su paso.

Las comunicaciones eran intermitentes debido a un corte en el sistema de fibra óptica, lo que provocó que muchas personas lograran ubicar a familiares por mensajes en medios de comunicación o redes sociales bajo el hashtag #chilebusca.

En Atacama y en la ciudad de Antofagasta rigió el toque de queda durante toda la noche, luego de que las Fuerzas Armadas tomaran el control de ambos lugares que están bajo estado de excepción constitucional por catástrofe.

Unos 2.400 policías y militares resguardan ahora la zona.

Los aeropuertos operaban con retrasos.

Los pronósticos meteorológicos para las próximas horas son más alentadores.

- Lluvias superiores a lo normal -

Las lluvias caídas superan ampliamente el promedio en esta época del año en una zona que arrastraba desde hace varios años una persistente sequía y que no cuenta con la preparación suficiente para afrontar estas condiciones climáticas.

En la región de Atacama se ubica el desierto del mismo nombre, considerado el más árido o del mundo.

El agua que en promedio cayó en toda la región de Atacama equivale a un 20% de la que debía caer en todo un año en esa zona, con una intensidad inusual, que sería una manifestación del cambio climático, explicó a la AFP el meteorólogo Jaime Leyton.

"Una de las principales características de manifestaciones del cambio climático es que va a haber una mayor frecuencia de eventos extremos (y), a su vez, cada uno de ellos va a ser más intenso", explicó.

"Si antes llovía un día o dos días 20 o 30 milímetros (mm) en la zona central de Chile, esos 30 mm no se van a presentar en un día, sino en 12 horas, por dar un ejemplo", agregó.

Para este invierno los meteorólogos habían anticipado lluvias superiores a lo normal en gran parte del país, ante la prevalencia del fenómeno de El Niño, que ha hecho aumentar las temperaturas del océano Pacífico.