Crimen de Lola: a tres meses, no hay rastros del asesino

La investigación del caso sigue prácticamente como el primer día. La única prueba es una mancha de sangre hallada en una prensa de Lola que no corresponde a ningún sospechoso.
Sábado 28 de marzo de 2015
Tres meses después del asesinato de la adolescente argentina Lola Chomnalez, la investigación del caso sigue prácticamente como el primer día. Los padres de la joven continúan esperando la resolución de un crimen que tiene desconcertados a la Justicia y a la Policía.

Según indicaron fuentes del caso a El País, hoy se cuenta solamente, como pista, con una mancha de sangre del tamaño de una uña encontrada en una toalla el día que se encontró la mochila que la joven llevaba el 28 de diciembre.

Esta sangre no pertenece a la joven pero tampoco a la veintena de indagados por el caso. Se cotejó la sangre de la mancha con los familiares de Lola y todos los argentinos indagados, así como los uruguayos.

Al momento se espera poder cotejar esta sangre con la del hijo de la pareja de la madrina de Lola, con quien la joven pasaba sus vacaciones en Valizas. Pero, como es menor de edad, el joven se puede negar y necesita la autorización de sus padres, que en un primer momento se mostraron reacios. Los investigadores dicen que el día que se ubique el ADN compatible se aclarará el caso.

Investigación.
Esta pista es la única con la que cuenta la Policía para proseguir la investigación.

Fuentes del caso informaron que la mayoría de los indagados pasaron hasta en dos oportunidades por la sede penal de Rocha y, teniendo en cuenta los cambios de juez y de fiscal que ha tenido la causa, es posible que los ciudadanos argentinos, que fueron los vínculos más cercanos de Lola Chomnalez en Valizas, puedan ser reinterrogados.

El caso fue tomado primero por la jueza Marcela López y la fiscal Soledad Barriola. Tras la Feria Judicial Mayor, Silvia Urioste y Gabriela Sierra, jueza y fiscal, respectivamente, se hicieron cargo del caso. Hace algunas semanas, la Fiscalía de Corte anunció el traslado de la fiscal por lo que Rodrigo Morosoli, actual fiscal en Tacuarembó, tomará el caso.

Las fuentes destacaron que resta disponer el perfil criminológico del homicida, asunto que se le solicitó a la Policía Científica. Este perfil se considera un elemento clave para poder adjuntar al expediente, teniéndose en cuenta como antecedente el informe elaborado por el forense Guido Berro pedido por la jueza de Rocha.

En ese documento se plantea una hipótesis de muerte que sobrevino por sofocación en la arena por una persona de poca fuerza, aunque no señala si el atacante fue hombre o mujer, e incluso un adolescentes.

El cuerpo de Lola fue hallado el martes 30 de diciembre a última hora de la tarde, cuando un artesano con su hijo, dijo, que siguiendo huellas de pisadas humanas encontró el cuerpo, a unos doscientos metros de la rompiente del mar y recostado sobre un monte de acacias entre las dunas.

Sospechas.
Sin embargo, fuentes policiales explicaron que resulta inverosímil que se pueda identificar un cuerpo a partir del seguimiento de pisadas humanas en la arena.

Explicaron que en tan solo dos horas por obra de los vientos todo queda borrado encima de las dunas. El tema constituye una de las líneas de investigación que requiere respuestas sólidas, se dijo.

Dos mujeres testigos de la zona no se explicaron cómo pueden seguirse las pisadas en medio de esos arenales, donde en un breve lapso de tiempo los vientos se encargan de borrar cualquier vestigio de una pisada humana.

Fue un menor de edad, que conocía al hijastro de la madrina de Lola Chomnalez, quien avisó a su padre artesano que en una de las dunas se percibía el borde del short que delató la presencia del cuerpo.

Frente a este hallazgo se dio aviso a dos funcionarios de la prefectura que recorrían el lugar y posteriormente se estableció todo un operativo que incluyó el cercado de la zona. Allí llegaron los expertos de la Policía Científica en helicóptero y fueron apoyados en un operativo con personal de la Jefatura de Policía de Rocha y desde la Prefectura Nacional Naval.

Se informó en aquel momento que no hubo arrastre y que la muerte sobrevino por asfixia en la arena. Presentaba cortes con arma blanca.

Unos días después de que se encontrara la cuerpo de Lola, la policía halló la mochila que portaba la joven. (Producción: E. González y E. Barreneche).