La fiscal definirá hoy el pedido de anulación de junta médica por la muerte de Nisman

Domingo 29 de marzo de 2015
La fiscal de instrucción Viviana Fein deberá definir mañana sobre el pedido de anulación de la junta médica para revisar la autopsia al cadáver de Alberto Nisman que presentó la jueza federal Sandra Arroyo Salgado, querellante en el caso, tras el duro cruce mediático que ambas protagonizaron el fin de semana por la instrucción de la causa.

La fuerte reacción de Arroyo Salgado, que también pidió apartar a Fein de la causa al considerar que "mintió" y se "casó con la hipótesis del suicidio", fue cuestionada hoy incluso por el diputado kirchnerista Carlos Kunkel quien advirtió que "hay un desesperado intento por cobrar los seguros".

A las críticas se sumó también Diego Lagomarsino, el técnico informático dueño del arma que mató a Nisman, quien consideró que "tal vez la jueza Arroyo Salgado está ocultando algo".

Más allá de las declaraciones cruzadas a través de la prensa, mañana en su oficina la fiscal Fein definirá si hace lugar al pedido de Arroyo Salgado para anular la junta médica prevista para esclarecer puntos de disidencia sobre la muerte de Nisman.

El planteo fue presentado el viernes por la jueza que objetó la forma de convocatoria al peritaje y a los especialistas que están citados a integrarla y reclamó que sea supervisada por la jueza Fabiana Palmaghini.

Fuentes judiciales consultadas por DyN dijeron que Fein, quien ayer dijo sentirse "agraviada" y "agredida moralmente" por Arroyo Salgado, intentará que la juez Palmaghini resuelva las nulidades que planteó la querellante que representa en la causa a las dos hijas del fiscal fallecido.

En declaraciones publicadas hoy por el diario La Nación, Arroyo Salgado volvió a cuestionar a la fiscal y explicó que pidió la anulación de la junta médica porque consideró que "faltaban profesionales de otras disciplinas y no estaba claro sobre qué materiales iban a trabajar" pero enfatizó que "de ningún modo" su "intención es que la causa se dilate".

Consultada sobre si desconfía de la investigación, dijo "sí" y expresó que "el hecho determinante" para recusar a Fein "fue la designación del perito Enrique Prueger".

"Nosotros recusamos a Prueger porque había dicho que creía que se trataba de un suicidio. La fiscal lo eligió ex profeso porque pregonaba esta hipótesis", enfatizó Arroyo Salgado.

A su vez, el diputado Kunkel señaló que era "imposible investigar la causa de un deceso si la jueza Arroyo Salgado está impidiendo que se haga peritaje sobre llamadas telefónicas y sobre las comunicaciones por vía informática".

Kunkel también aludió a "la vida privada" del fiscal que murió de un balazo en la cabeza el 18 de enero al advertir que si no se indaga en ese aspecto "cómo se sabe si la muerte fue por una causa o por otra si no se sabe cuál era el entorno de las personas que lo frecuentaban y la relación que tenían".

En ese marco, observó que había "un desesperado intento por cobrar los seguros y cuando alguien se suicida no se paga el seguro".

Diego Lagomarsino, empleado de Nisman e imputado por entregar el arma que mató al fiscal, advirtió que "tal vez la jueza Arroyo Salgado está ocultando algo" pero aclaró que de su parte no está en guerra con la magistrada.

"Es más, no tendría problema en sentarme y hablar. Eso sí, con un escribano en el medio para que no digan que pasó algo que no pasó. No sé qué estoy ocultando. Tal vez ella está ocultando algo".