“Copiloto dijo sufrir depresión severa”, reveló Lufthansa

Lufthansa anunció que el copiloto del avión de Germanwings que se estrelló en Francia matando a 150 personas, había informado a la aerolínea en 2009 de que anteriormente había sufrido una depresión severa.
Martes 31 de marzo de 2015
La compañía, de la que Germanwings es subsidiaria, declaró que había entregado a la fiscalía documentos obtenidos "por medio de nuevas investigaciones internas", "en interés de una elucidación rápida y sin fallo" de las circunstancias del drama.

Entre esos documentos, se incluye información que concierne la formación de pilotaje de Andreas Lubitz, "documentos médicos", y "la correspondencia por correo entre el copiloto y la escuela de pilotaje". Es a través de esa correspondencia que el joven entregó en 2009 documentos médicos que establecían que estaba capacitado para proseguir su formación, aunque había sufrido un "episodio depresivo severo".

El presidente de Lufthansa, Carsten Spohr, que el miércoles acudirá a proximidad del lugar del drama para rendir homenaje a los equipos que trabajan sobre el terreno, afirmó la semana pasada que no tenía "el menor indicio" sobre las motivaciones del copiloto.

Spohr explicó entonces que el copiloto había interrumpido su formación durante "varios meses" hace seis años por motivos que, según el responsable, no tenía derecho a revelar. Andreas Lubitz había superado todas las pruebas necesarias y consiguió terminar la formación. Era "100% capaz de pilotar" un avión, había asegurado Spohr.

Los aseguradores de Germanwings anunciaron el martes haber hecho una provisión de 300 millones de dólares (279 millones de euros), tras la catástrofe del Airbus. "Puedo confirmar que 300 millones de dólares han sido colocados como provisión" para hacer frente a las posibles demandas por daños y perjuicios por parte de las familias de las víctimas del avión estrellado, declaró un portavoz de Lufthansa, confirmando así informaciones aparecidas en el diario Handelsblatt.

Según este rotativo de negocios, los daños e intereses pagados en el caso de un siniestro aéreo se elevan generalmente a un millón de dólares por pasajero, pero por cuestiones jurídicas la presencia de estadounidenses entre las 150 víctimas mortales podría desemboca en una mayor indemnización.

El avión estaba asegurado en 6,5 millones de dólares, según Handelsblatt. Andreas Lubitz se encerró solo en la cabina, aprovechando una breve ausencia del comandante. Es sospechoso de haber estrellado deliberadamente el avión contra las montañas, según dedujo la justicia francesa de las grabaciones sonoras registradas en una de las dos cajas negras, recuperada por los investigadores.

Especialistas israelíes

Entretanto, las operaciones de búsqueda en el lugar del impacto del A320 en los Alpes franceses continuaron el martes, una semana exacta después de la catástrofe. Según el diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung (FAZ), ocho especialistas israelíes han sido enviados al lugar para ayudar a recuperar los restos de una víctima judía.

Estos especialistas están entrenados en este tipo de trabajos, debido a los atentados en Israel. El judaísmo impone la integridad de los cuerpos de las víctimas durante su entierro. Los investigadores y gendarmes franceses pueden acceder ahora a la zona a través de una pista abierta el domingo.

"Trabajamos más rápido, hasta más tarde y traemos más restos", indicó la gendarmería francesa, precisando que se encontraron "más de 4.000 piezas", incluyendo pedazos del avión y restos humanos. Los equipos deben "terminar el 8 de abril la labor de repatriación de los cuerpos y de las piezas importantes" del avión.

"Después una firma civil pagada por Lufthansa va a descontaminar" la zona, precisó la fuente. Se están realizando también trabajos de "sondeo en la tierra", ante la posibilidad de que la caja negra que aún no ha sido encontrada "esté enterrada". En un comunicado, la Oficina francesa de Investigaciones y Análisis para la aviación civil (BEA) indicó que va esforzarse "en describir más precisamente, desde un punto de vista técnico, el desarrollo del vuelo".

"Ese trabajo se basará en particular en el análisis detallado de las informaciones de la grabación sonora del CVR (Cockpit Voice Recorder, la caja negra encontrada) y en la explotación de parámetros del vuelo disponibles", agregó. Por otra parte, la investigación va a "estudiar las fallas sistémicas que pudieron ocasionar" el drama. "La investigación de seguridad se interesa en particular a la lógica del sistema de cierre de las puertas de las cabinas de pilotaje y a los procedimientos de acceso y de salida" de la misma, "así como a los criterios susceptibles de detectar perfiles psicológicos particulares".