Los riesgos de tener sexo en el agua

Martes 7 de abril de 2015

Tener sexo en el agua puede ser una buena opción para tratar de alejarse de la rutina, sin embargo, es importante tener en cuenta que esta práctica también puede traer algunas complicaciones.

Tanto en la playa como en una pileta, el sexo “acuático” puede ser fuente de infecciones como la vaginitis o la cistitis ya que las bacterias habitan libremente en el mar, los ríos o lagos. Además, los hongos típicos de las piletas también son un peligro a tener en cuenta.

Por otro lado, el agua dificulta el uso de preservativos aumentando los riesgos de contraer enfermedades de transmisión sexual como el HIV y la hepatitis.

La lubricación también se dificulta debido a que las segregaciones naturales del cuerpo son lavadas por el agua.

Finalmente, el sexo en el agua generalmente se lleva adelante en playas o piletas públicas por lo que podemos terminar teniendo problemas con la ley.