El copiloto le habría puesto algo en la bebida del capitán

Andreas Lubitz habría alterado el café para deshacerse del comandante de la aeronave el tiempo justo para encerrarse en la cabina y estrellar el vuelo.
Jueves 9 de abril de 2015
El jefe de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), Oscar Parrilli, se presentó en los tribunales federales de Retiro para entregar las declaraciones juradas del ex agente de inteligencia Antonio "Jaime" Stiuso.

El copiloto que estrelló el vuelo A 320 de Germanwings en los Alpes franceses habría alterado la bebida del comandante del avión para provocar que tuviese que dejar la cabina. Apenas su artilugio surtió efecto, Andrea Lubitz alteró el piloto automático de la nave y selló el destino de 150 personas.

Lubitz, de 27 años, habría alterado con una sustancia el café del piloto Patrick Sodenheimer para, una vez que se estuvo solo en la cabina, cambiar el rumbo de la aeronave para que llegase a los 30 metros de altura, lo que provocó el desastre, informó el sitio inglés Daily Mail.

El copiloto del trágico vuelo de Germanwings había sido tratado por depresión severa en el pasado, al punto que su entrenamiento en los Estados Unidos se había visto interrumpido durante 18 meses hasta que completó un tratamiento psiquiátrico.

La ex novia de Lubitz confirmó a las autoridades francesas que el hombre seguía deprimido, y los investigadores del caso encontraron pruebas de que el copiloto estuvo buscando en la web formas de suicidiarse hasta pocos días antes de la tragedia en el aire.